Caso Johnson: operativo containers (Parte 7 de 7)

Transcripción de fragmentos del post aparecido en el Blog de Terratox

LA HISTORIA DE LA ZONA DE AMORTIGUAMIENTO EN PABLO PODESTÁ

La ZONA DE AMORTIGUAMIENTO es una franja o área geográfica de seguridad que podría establecerse alrededor de SC Johnson para hacer que los impactos se reduzcan al mínimo posible en caso de un situación de riesgo químico. P. ej. Una explosión en el depósito.

Esa franja o área debería quedar libre de toda edificación, previa compra de la totalidad de las propiedades instaladas actualmente en esa franja o área de seguridad.

Por descabellada que parezca la idea de ZONA DE AMORTIGUAMIENTO, la misma ocupó en minuciosos análisis y largas discusiones a SC Johnson y al gobierno de la Provincia de Buenos Aires a través de la Secretaría de Política Ambiental a cargo, por entonces, de la licenciada Silvia Suárez Arocena, durante buena parte del año 2007. De paso, para SC Johnson crear una ZONA DE AMORTIGUAMIENTO podía ser aprovechada para sacarse de encima la obligación y necesidad de remediar el suelo contaminado alrededor de la planta Podestá.

Antes de optar por su traslado a Fátima en Pilar, SC Johnson había pensado en la opción de quedarse en Podestá con producción y depósitos. Desde entonces, en SC Johnson planificaban que tanto los sectores de procesos y los depósitos debían ampliarse en vista de que la firma iba a entrar en una etapa de conquista de nuevos mercados y por ende aumento de producción. Y comenzaron a afinar el lápiz realizando cálculos financieros con consultas a Rentas (Catastro) para la hipótesis de compra de la propiedades de los vecinos de un área constituida por 3 manzanas a la redonda de la planta Podestá; más los costos para proyectos de demolición masiva de edificios; limpieza de escombros y parquización que incluía la colocación de barrera de arbustos y árboles hasta los límites de la ZONA DE AMORTIGUAMIENTO.

Pero más que los costos financieros totales de esa operación, a la empresa le preocupaba el día después de la ZONA DE AMORTIGUAMIENTO. Es decir, SC Johnson pronosticaba el surgimiento de un reclamo social por parte de quienes quedaron fuera de la ZONA DE AMORTIGUAMIENTO y que para le empresa resultaría una presión insostenible.

Obviedad de obviedades: El temor de SC Johnson no es TERRATOX, ni el gobierno local, ni el provincial o nacional. El temor radica en el reclamo social. Y para quienes puedan estar interesados, reclamo social significa que la población y cada individuo que la integra debe decidirse a poner el cuerpo y pararse con firmeza ante la multinacional. Antes que caiga la noche.

 

Caso Johnson: operativo containers (Parte 6 de 7)

Transcripción de fragmentos del post aparecido en el Blog de Terratox

ANTES QUE CAIGA LA NOCHE: RECLAMEMOS ZONA DE AMORTIGUAMIENTO

Con Planta Podestá de SC JOHNSON constituida como depósito, tiende a ser creíble la opinión generalizada de los expertos cuando afirman que a nivel global la tendencia en la industria química es evitar la coexistencia en un mismo predio de producción y depósito. Es probable que aquello de “La Johnson se va de Podestá” haya sido simplemente una cortina de humo (y de humo, Johnson sabe) para que los jerarcas de la multinacional no se vean obligados a transparentar el hecho de que se muda el proceso productivo y queda, en Podestá, el almacenaje a granel de materias primas y/o productos terminados.

Vienen tiempos de definiciones a nivel político. Con el contundente condicionamiento de que la Family Company mantiene un pie en el distrito y aparenta quedarse acumulando riesgo químico en sus depósitos. Llevarse los containers puede servir para aprovechar ampliando espacios destinados a ser ocupados por áreas de depósitos de sustancias químicas.

Explosiones, fugas tóxicas e incendios son los riesgos químicos asociados a todo depósito de sustancias peligrosas. Especialmente si esos depósitos son de SC Johnson. La historia así lo enseña indiscutiblemente.

Vendrán horas de reclamos por parte de TERRATOX. Pero llegó la hora del reclamo social de todos los vecinos para que se reflote la alternativa de la ZONA DE AMORTIGUAMIENTO.

Caso Johnson: operativo containers (Parte 5 de 7)

Transcripción de fragmentos del post aparecido en el Blog de Terratox

LOS BOMBEROS VIERON Y PASARON

La desaprensión de SC Johnson hacia el público en el montaje de este operativo de retiro de contenedores no fue lo único que percibieron los vecinos dado que apenas empezadas las maniobras fue avistada una camioneta identificada como de Bomberos de Tres de Febrero pasando, por la calle Sargento Díaz al lado de moles tales como el camión semirremolque playo y la grúa telescópica.

Los bomberos pasaron como si nada en dirección a Peschel” dijo una vecina. Aquí todos saben que los bomberitos suelen mostrar un acatamiento del 100% a las directivas de SC Johnson. Muchos recuerdan aquella otra madrugada lejana, la del 10 de setiembre de 2010 cuando se produjo un incendio en la Planta Podestá de SC Johnson y los bomberos llegaron y entraron a la planta con sus móviles con sirenas y luces apagadas. Recomendamos repasar aquella circunstancia.

Caso Johnson: operativo containers (Parte 4 de 7)

Transcripción de fragmentos del post aparecido en el Blog de Terratox

LA DESAPRENSIÓN DE SC JOHNSON

Durante la operación Containers de esta mañana, las maniobras de carga fuera del predio no merecieron para SC Johnson la aplicación de ningún dispositivo de seguridad. Para la empresa norteamericana no hacía falta usar cintas de peligro para alertar a transeúntes o vecinos, ni se interrumpió la circulación vehicular en ningún extremo de la arteria.

Caso Johnson: operativo containers (Parte 3 de 7)

Transcripción de fragmentos del post aparecido en el Blog de Terratox

LA HISTORIA DEL SECTOR DEL CUAL SALIERON LOS CONTAINERS

Los containers retirados estaban situados desde hace mucho tiempo en un sector del playón de la Planta de Tratamiento de Efluentes Líquidos, apoyados contra la medianera de una casa particular.

La planta de tratamiento es uno de los sectores más conflictivos de la química SC Johnson. Desde mediados de la década del 90 Emisiones gaseosas caracterizadas por olores nauseabundos e irritantes fueron liberadas hacia población desde ese punto.

Constituye una historia de derrames y vertidos que metódica y pertinazmente fueron trazando un mapa de recorridos químicos a cielo abierto hacia el alcantarillado. La huella que trazaron los químicos emitidos desde la planta de tratamiento coincide sospechosamente con el mapa de mayor acumulación de casos de cáncer entre pobladores vecinos a este sector de la fábrica.

La mayor parte de ellos han habitado viviendas a orillas del río químico que nace en la Planta de tratamiento, recorre parte calle Sargento Díaz, hace un recodo por la pendiente del terreno y cae por Metzig a las bocas de tormenta en la Av., presidente Perón con destino al Arroyo Morón.

No debería olvidarse que antes de llegar a la Av. Presidente Perón los desechos industriales lanzados desde la Planta de tratamiento pasan por el Jardín Municipal Pepino 88.

Existe un video que muestra que ese Jardín está merced de los desechos industriales arrojados a la calle, aunque el punto de emisión haya sido, en el caso del video, otro sector de Johnson: la Playa de Almacenamiento Aéreo de Inflamables que también acompañó a las alarmas del 08 de abril con su cuota de vertidos químicos a la vía pública)

La memoria indica que recientemente la estructura de la planta de tratamiento de efluentes líquidos (en los papeles “totalmente hermética”) sufrió un colapso al caer una de sus paredes que presentaba, desde tiempo atrás perforaciones fruto de la corrosión y la desidia. El blog Terratoxnews publicó esa historia.

Caso Johnson: operativo containers (Parte 2 de 7)

Transcripción de fragmentos del post aparecido en el Blog de Terratox

¿QUÉ CARGABAN EN LOS CONTAINERS?

Se desconoce qué tipo de material era cargado en los containers, pero la suspicacia de los pobladores indica que se estaban llevando residuos peligrosos y con destino desconocido.

La gente del lugar no cree en las explicaciones de SC Johnson cuando dice que en la madrugada del 08 de abril no se produjo incidente químico alguno. Y se indigna justamente porque siente que “la Johnson te moja la oreja” cuando afirma que las alarmas sonaron sin justa causa.

Caso Johnson: Operativo Containers (Parte 1 de 7)

Transcripción de fragmentos del post aparecido en el  Blog de Terratox.

 

Planta SC JOHNSON. CONTAINERS PENDIENDO DE UNA GRÚA.

22.4.2014 Pablo Podestá. En un operativo relámpago iniciado a las 10:15 de hoy, SC JOHNSON se habría sacado de encima, según sospecha del vecindario, todos los residuos químicos resultantes del incidente que habría ocurrido en la madrugada del pasado 08 de abril de 2014.

Como se recordará, aquel día, a partir de la 1 de la madrugada se dispararon alarmas sonoras que indican emergencia química y permanecieron activas durante 4 horas seguidas.

Esta mañana una grúa telescópica ubicada en el predio de la Planta química SC Johnson levantó un total de 2 containers ISO y los cargó en un camión semirremolque playo estacionado sobre la calle Sargento Díaz altura 8200 de Pablo Podestá. Una vez cargados los containers, el camión se retiró del lugar. 10:40 hs todo había terminado. En horas de la tarde un grupo de operarios trabajaban en el espacio liberado por los containers.

 

sc johnson container animación

Nación: SC JOHNSON Incidente en Planta de Tratamiento 03.08.2013

 

Bs.As.: Atrapamos a SC JOHNSON cuando amontonaba plaguicidas.

Los fondos de la Planta Podestá de SC Johnson son utilizados para acumular residuos peligrosos a la intemperie y a sólo metros de las viviendas del vecindario.

Antes que Uds conozcan estas imágenes, ya el Director Ejecutivo Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible Ing. Hugo Javier BILBAO, había tomado conocimiento de las mismas, al recibirlas en su correo electrónico. Tal como las recibieron los medios de comunicación, aunque se sabe que los mismos se caracterizan por ser absolutamente reacios a publicar (a excepción SMNoticias)  toda novedad negativa respecto a SC Johnson.

Esto es el comportamiento ambiental de SC Johnson, poseedora, con impúdica e impune desvergüenza, de la cocarda  ISO 14001 . En la imagen, tomada desde la azotea de un vivienda contigua a la planta industrial y a la cual accedimos por invitación del dueño de casa,  se aprecia, en primer plano, contenedores marítimos, metálicos, delimitando parte de la superficie de lo que se conoce como playa de camiones.

A continuación, más allá de los contenedores, se observan, grupos diseminados de tambores metálicos negros. Varios de estos destapados de tal modo que permiten observar su contenido.  Se trata de envases de plaguicidas en aerosol. Tal vez descartados, pinchados, rotos, etc.  Si algo bueno se puede sacar de esto es que ahora los aerosoles están quietos y no volando por los aires  y aterrizando a 500 metros del lugar como ocurrió el 25F2004.

El viento viene del lado de la fábrica hacia el observador. Se percibe un fuerte olor a insecticida. Es picante. Produce como una sensación de hormigueo en los labios.

Esta es la multinacional mejor protegida por la clase política (con algunas honrosas excepciones) captada en pleno procedimiento de desmanejo e inseguridad de sus propios residuos especiales.

Esta es la verdad expuesta. Este es, sin maquillaje, el proceder medioambiental habitual, histórico, de la multinacional cuyas autoridades integran el Staff de directores suplentes de la AmCham (La Cámara de Comercio de los Estados Unidos de América en la Argentina).

Este es el modus operandi de SC Johnson que torna imposible poder creer en la existencia y viabilidad de una vinculación entre empresa y desarrollo sostenible. Y esto no cambia por el hecho de que la contaminadora integre el CEADS (Consejo Empresario Argentino para el Desarrollo Sostenible) capítulo local del World Business Council for Sustainable Development (WBCSD).

Bs.As.: S.C. Johnson in fraganti: tirando residuos peligrosos a la calle.

Residuos de S.C. Johnson saliendo a la vía pública

 

Las fotos que aquí les presento las tomé de noche con mi teléfono celular.

Ese portón negro que se alcanza a ver pertenece al acceso a Planta de Tratamiento de Efluentes Líquidos de la empresa S.C. Johnson & Son. Por debajo del mismo escurren residuos especiales líquidos hacia el cordón de la vereda para luego caer en la calle y recorrer, a cielo abierto, más de 100 metros entre viviendas hasta llegar a los ductos subterráneos que los arrojarán en el Arroyo Morón; Río de la Reconquista.

Este no es un derrame. Esto es un vertido de residuos peligrosos a la calle. Porque derrame implica accidente  (algo involuntario, inesperado) y,  si la planta, además de un buen marketing, cuenta con un sistema de sensores y alarmas, éste se hubiera activado y no fue ese el caso.

Alguien puede decir: “Bueno, falló el sistema de sensores y alarmas, eso puede pasar en las mejores familias y la Family Company no es la excepción”. Y, sí. Es probable, pero no por eso es menos grave, dado el prontuario de esta multinacional.

CIRCUNSTANCIAS EN QUE SE COMETE LA ACCIÓN CONTAMINANTE.

LA NOCHE.

Curiosamente, el vertido captado en las fotos se inicia a altas horas de la noche. Ocurre subrepticiamente, en las sombras suburbanas de Zona Johnson. ¿Un ensayito para reeditar Bhopal o Seveso? En medio de tantos tenebrosos desempeños ambientales, yo se que la gente de TERRATOX sacará provecho de este punto de emisión de vertidos químicos  que capturé otra vez en imágenes y obtendrá un nuevo mapa de riesgos en zona Johnson para agregar a los ya existentes.

UN VERTIDO QUÍMICO DE BAJO PERFIL

Se produce el 19 de febrero de 2012,  faltando sólo 6 días para que se conmemoren los 8 años del 25F2004. ¿Temor a protestas vecinales o a fantasmales manifestantes por aquel accidente industrial mayor que dejó huellas químicas en el medioambiente y a las cuales no se analizó y por ende no se evaluó como para determinar si se han borrado o permanecen, y en qué medida, aun allí?.

DOBLE ESCALADA DE DESAMPARO AMBIENTAL

Pero quizá agrega su más alta dosis de drama el contexto de doble escalada de desamparo ambiental que se cierne sobre los pobladores de zona Johnson:

A) Por un lado, escalada de olores que tienen, principalmente, por punto de emisión  -como a mediados de la década del 90-  la planta de Tratamiento de Efluentes Líquidos. Lo que confirma que algo huele, otra vez, a podrido en la Family Company y no es precisamente la carroña del “choborra” Samuel.

B) Por otro lado, la escalada de ausencia de intervención, control y sanción por parte del estado provincial sobre S.C. Johnson & Son. Materializado esto en el hecho de que las Unidades de Respuestas Rápidas del OPDS directamente desaparecieron ya de las calles de Zona Johnson. ¿Desde cuándo? Quizá desde que S.C. Johnson comenzó a hacer las valijas para dejar este sitio contaminado para mandarse a mudar y recalar en Fátima, en el Municipio de Pilar.

EL PAPEL DE LA POLICÍA ECOLÓGICA BONAERENSE

Cabe agregar a este coctel venenoso, la vergonzosa actitud de la policía ecológica bonaerense que promete a los vecinos de Zona Johnson actuar velozmente en caso de vertidos o derrames y cuando estos se producen, en vez de tomar muestras para analizar, proceden con esmerada cortesía a consultar a los directivos de S.C. Johnson: “Señores, son suyos esos líquidos emergentes”. A lo cual los directivos de la multisite responden negando que S.C. Johnson vierta químicos a la calle y proceden a señalar que los autores de hecho son los advenedizos dueños del nuevo establecimiento industrial lindero ubicado en av. Márquez y Sargento Díaz.

EL ROL DE LOS HOMBRES DE LEY.

El toque de ajenjo para la sed de los desahuciados de esta localidad y  aledaños, es la diaria comprobación fáctica de que no hay aquí justicia humana que falle a favor de la población de zona Johnson.  Que  ningún amparo resulta posible o viable. No hay defensa, ni apoyo, ni protección que pueda ensayarse en estos arrabales contaminados.  S.C. Johnson & Son monopoliza la seguridad jurídica desde la Facultad de Derecho y Cs. Sociales hasta el más vulgar sucucho de algún picapleitos de barrio.

Desde el palacio de Caifás, los hombres de ley compiten con la policía ecologica bonaerense en lisonjas y favores hacia S.C. Johnson . Los fiscales del Departamento Judicial de San Martín baten récords de velocidad en la categoría “Archivo de causas”. Lo han demostrado con eficiencia en dos oportunidades en menos de un año. Pero, hasta la fecha, ningún empleado de tribunales se animó a traer al barrio las correspondientes notificaciones del archivo de las causas contra Johnson & Son. Será Justicia.