¿QUÉ PASA, YPF?

3Cspan class=”_Map”>09:00–16:00

<td%3;

EL PRIMER EVENTO NO PROGRAMADO

El 08 de enero de 2018 ocurrió el primer incidente. Fue en el Complejo Industrial Ensenada, sobre Avenida Gobernador Vergara. Tuvo inicio a la hora 15:30 y finalizó el día 09 de enero de 2018 a las 02:30.

  • YPF S.A. identificó al evento como: “Paro por falla mecánica”
  • El recurso afectado fue el AIRE.
  • EL evento no programado fue descripto así: “Por falla de motor del compresor V2210 por causas que se están investigando, sale de servicio la unidad de buteno 1. Se incrementa los gases a quemar por antorcha pao. Se prevee un paro de 12 hs. hasta normalizar la planta. No se espera que ocurran impactos ambientales significativos”.
  • En cuanto a las medidas tomadas para mitigar el impacto, YPF S.A. expuso que: “Se aplican los procedimientos vigentes para mitigar posibles impactos ambientales.

 

EL SEGUNDO EVENTO NO PROGRAMADO

El 09 de enero de 2018 ocurrió otro incidente, esta vez en Destilería La Plata, con domicilio en Complejo Industrial La Plata sin número. Inició a las 16:40 y finalizó al día 10 de enero de 2018 a las 06:00.

  • YPF S.A. identificó al evento como: “exceso de venteo por salida de servicio de soplante de planta FCCA”.
  • El recurso afectado fue el AIRE.
  • EL evento no programado fue descripto así: “Por salida de servicio de soplante de planta FCCA, se produce mayor caudal en antorcha 2”.
  • En cuanto a las medidas tomadas para mitigar el impacto, YPF S.A. expuso que: “Se toman las medidas inmediatas para volver a poner en servicio el equipo afectado, y reducción de caudal en antorcha 2 para mitigar los posibles impactos.

 

EL TERCER EVENTO NO PROGRAMADO

El 12 enero de 2018, el último de los incidentes (hasta ahora) también en Destilería La Plata, inició a las 10:15 y finalizó hoy día 13 de enero de 2018 a las 08:00.

  • YPF S.A. identificó al evento como: “Paro de unidad FCCA por desperfecto en caño de aire de instrumento”.
  • El recurso afectado fue el AIRE.
  • EL evento no programado fue descripto así: “Por desperfecto en cañería de aire de instrumentación se produce la parada de emergencia de la planta FCCA, aumentando la carga en antorcha 2 de refinería La Plata”.
  • En cuanto a las medidas tomadas para mitigar el impacto, YPF S.A. expuso que: “Se procede a implementar los procedimientos internos de parada de planta a fin de reducir la carga de antorcha 2, hasta la reparación de la cañería afectada.

 

 

¿QUÉ PASA, YPF?

La Seguridad Pública y la Salud Ambiental están amenazadas por igual. Intento ayudar a los lectores ofreciendo dos evidencias de la fragilidad del contexto donde se mueve y merodea el fantasma del desastre industrial o tecnológico.

 

1º) La Seguridad Pública frente a estos y otros incidentes similares o de mayor envergadura

está amenazada por una doble carencia compuesta por ausencia cultura de prevención de riesgos de desastres y por tanto ausencia de Gestión de Riesgo de Desastres que es como decir no está en condiciones de cumplir los procesos de Estimación del riesgo; Prevención y Reducción del Riesgo; Preparación, Respuesta y Rehabilitación; Reconstrucción. “Para muestra, un botón” decía mi abuela: Las autoridades de Ensenada (como ocurre con la mayoría de los municipios de la provincia de Buenos Aires) todavía no concientizó ni preparó a la población de la trama urbana próxima a estas instalaciones de riesgo mayor para enfrentar emergencias tecnológicas como las que se pueden producir en las instalaciones de YPF SA.

 

 

2º) La Salud Ambiental frente a estos y otros incidentes similares o de mayor envergadura

está amenazada por carencia de información clave y el Mapa de Alertas es un recurso que no se está usando para vehiculizar esa información. En los hechos: Si los eventos no programados causan víctimas, el dato “humos” del Mapa de Alertas no puede considerarse información clave y es medicamente insuficiente. Un dato como “humos”: Es inútil, inservible en materia de asistencia sanitaria toxicológica: porque no identifica el tóxico o combinación de tóxicos que ingresaron al cuerpo de las víctimas a través del humo inhalado. Esto quita margen de acción para una adecuada, segura y efectiva atención médica para las víctimas. Por lo tanto, la situación es que, tal como funciona hoy, el Mapa de Alertas no comunica información clave para la salud porque no revela el dato del nombre químico de los tóxicos a los que puede estar expuesta la población del entorno. No transparentar esos datos toxicológicos en el Mapa de Alertas es un atentado al derecho a la salud, a pesar de que irónicamente el Art 2 de la Resolución 3722/16 del OPDS reconoce en los eventos no programados posibles afectaciones a la Salud de la población.

 

 

Esta publicación llega a oficinas de prensa y despachos de decisores. Aquellos no publicarán. Estos no intervendrán. Lo digo esto para contextualizar, debidamente, las 2 evidencias ya expuestas.