Cabe preguntarse si a estos problemas a los que alude la noticia que transcribimos pueden sumarse otros inconvenientes derivados. Por ej.: el riesgo para los pozos de captación de agua para consumo humano (agua corriente de fuente subterránea) que existan en las inmediaciones de las plantas fabriles mencionadas.

Soy víctima ambiental y hablo condicionado, obviamente, por mi experiencia.

Las fallas en la seguridad e higiene industrial terminan en incidentes y accidentes fabriles. Hay que tener presente que ciertas fábricas usan sustancias químicas peligrosas. Si alguien, trabajador a causa de su trabajo, o vecino causa de vivir en zona de impacto ambiental del establecimiento, entra en contacto agudo o crónico con esas sustancias puede tener problemas de salud serios.

Ocurren incidentes y accidentes porque las empresas tienen muy baja calificación a nivel de Seguridad e Higiene industrial. Demuestra que el día a día del funcionamiento fabril se lleva adelante con prácticas poco o nada cuidadosas hacia la seguridad y salud del trabajador, de la población y del medio ambiente. Incidentes y accidentes indican entonces que el comportamiento ambiental de la empresa es pésimo y peligroso.

¿Por qué digo peligroso? Porque un mal comportamiento ambiental de la planta fabril puede generar contaminación de suelo, agua y aire. Se entiende que existe contaminación si los residuos peligrosos resultantes de la producción fabril se incorporan al suelo, al agua o al aire en unas concentraciones que superan los límites legales. Y si la industria tiene incidentes o accidentes, se desparrama más carga contaminante sobre la que ya probablemente existe en los alrededores de la fábrica.

En el caso de que la fábrica se quede o se vaya, el problema no cambia. No se termina porque el problema continúa en el suelo. Y el problema que está en el suelo pasa al cuerpo de los que están expuestos en las inmediaciones o área de riesgo. La forma en que ingresan al cuerpo los contaminantes del suelo son varias: a través de la respiración, la piel, o por vía oral o digestiva.

Una vez, los contaminantes tomaron contacto con el suelo que ocupa u ocupó la fábrica. Pero los contaminantes no se quedan allí quietos esperando que alguien proceda a remediar el suelo malsano. Al contrario, porque el problema que entró en el suelo se mueve. Por lo general, se va más allá del lote de la planta fabril. Esta es la realidad de los sitios contaminados o áreas de riesgo para la salud de la población.

Un Estado municipal o provincial que cuide de la Salud Pública tiene que intervenir reclamando a la empresa en actividad o a la que se fue, que analice el suelo y si está contaminado, ese Estado debería obligar a la empresa a limpiar el suelo de toda el área afectada por la contaminación a la par de realizar una comunicación de riesgos a la población de las inmediaciones de la fábrica (para que sepa el vecindario dónde está parado y cómo puede hacer para resguardarse a nivel salud).

A su vez, el Estado debería actuar preventivamente resguardando la Salud y la vida de la población, no sólo exigiendo remediación sino también haciendo una evaluación de riesgo sobre todo el vecindario expuesto, para tomar, luego, medidas de política sanitaria para atender el daño ya causado en los pobladores, su tratamiento o la prevención, si eso es posible.

Entonces, la contaminación del suelo no es estática. Es decir, no se queda allí donde se originó. Se mueve, inicialmente hacia abajo. Puede encontrase en ese trayecto con las napas y contaminarlas. Luego, puede moverse horizontalmente. Avanza, migra, extendiéndose más allá de los límites de la empresa. A veces esa migración puede acelerarse si hay algún factor de atracción. Por Ej.: una bomba que succione agua de las napas. O una planta elaboradora de gaseosas, etc.

En el caso de que existan pozos de captación de agua para consumo humano (agua corriente de fuente subterránea) en inmediaciones de estas plantas fabriles que traen problemas, se puede comprobar si las políticas de Salud Pública municipales o provinciales preservan la vida y los derechos humanos más básicos, con sólo saber si ya se han efectuado, con urgencia e inmediatez, análisis físico químicos del agua que provenga de la napa y si los resultados de esos estudios se han dado a conocer en todo el sistema de salud estatal y entre la comunidad en general, empezando por las escuelas.

 

Siniestros que dejaron expuestos problemas con el vecindario

Además, de la explosión de una caldera en el Laboratorio Apolo (Alem al 2900), el pasado 27 de junio, en los últimos cuatro años, tres plantas industriales sufrieron siniestros de importancia que dejaron expuesta la misma problemática: la difícil convivencia de la actividad fabril en barrios consolidados de viviendas. Sin embargo, sólo una de estas firmas mudó parte de sus instalaciones a un predio de Villa Gobernador Gálvez.

Además, de la explosión de una caldera en el Laboratorio Apolo (Alem al 2900), el pasado 27 de junio, en los últimos cuatro años, tres plantas industriales sufrieron siniestros de importancia que dejaron expuesta la misma problemática: la difícil convivencia de la actividad fabril en barrios consolidados de viviendas. Sin embargo, sólo una de estas firmas mudó parte de sus instalaciones a un predio de Villa Gobernador Gálvez.

El 6 de mayo del año pasado, un masivo derrame de cloro en la firma Cromo Chemical SRL dejó dos operarios graves. La fraccionadora de productos de limpieza tiene un sector de ventas mayoristas en San Luis 4437 y esa mañana un tanque de fibra de vidrio con 18 mil litros de capacidad se rompió y derramó los 9 mil litros de cloro que tenía en su interior “provocando una nube tóxica que no sólo afectó a los empleados que estaban en el lugar, sino que también alertó a los vecinos”, describió en ese momento el responsable del cuerpo de bomberos.

El día después del siniestro, los vecinos de Echesortu Oeste volverion a poner el grito en el cielo ya que en numerosas ocasiones habían advertido que el fuerte olor a cloro y químicos que salía de la fábrica era incompatible con la cercanía de casas particulares, el Centro de Educación Física Nº 6 y el Club Servando Bayo, donde diariamente muchos chicos practica deportes.

La empresa ya mudó su planta de producción y fraccionamiento. Actualmente en el lugar se mantiene sólo la venta al público.

La tarde del 10 de septiembre de 2013 se produjo un incencio con un muerto en la colchonería Producciones Industriales SRL. La fábrica, el depósito y un salón de ventas están en República Dominicana 425 (Urquiza al 4900), pleno barrio Ludueña. Y no era la primera vez que parte de las instalaciones sucumbían al fuego, dos meses antes había ardido un sector donde se acumulaban materias primas. Incluso, en abril del año pasado se registró otro siniestro.

La fábrica de 300 metros cuadrados, funciona encerrada por las medianeras de viviendas particulares, por eso sus vecinos cuestionaron más de una vez los permisos que tenía la planta para funcionar.

Bags Confiad SA es una fábrica de envases de polietileno con depósitos en Riccheri 340 y Catamarca 2941. El 28 de agosto de 2012 un incendio destruyó uno de los galpones de la empresa. Como el inmueble está en el centro de manzana provocó pánico entre sus linderos, entre ellos los alumnos y docentes de la la Escuela de Escuela Técnica Nº 632, alertados por las explosiones que se escuchaban.

Desde la dirección de la escuela ya había presentado una nota a las autoridades de la fábrica por los fuertes olores que llegaban hasta las aulas donde estudiavan los adolescentes. Frente al reclamo, la fábrica había colocado dos chimeneas.

10.7.2016

FUENTE: lacapital.com.ar SANTA FE

Anuncios