Al margen  de que la noticia que transcribe abajo tiene mucho de patético, Terratoxnews sugiere que, antes de leerla,  conozcas los riesgos para la salud por exposición a los siguientes contaminantes ambientales: dióxido de carbono, monóxido de carbono, óxido de nitrógeno, benceno, tolueno y arsénico

Investigan en Córdoba a vehículos diésel por presunta contaminación

El fiscal Matheu comenzó de oficio una causa, en la cual ya imputó a un fletero por supuesta “contaminación culposa”. El funcionario dice que es una medida inédita en el país.

La Justicia abrió por primera vez en Argentina y América una causa para determinar la existencia de contaminación atmosférica en un sector del microcentro de la ciudad de Córdoba a partir de las emisiones de residuos tóxicos de vehículos diésel.

El fiscal Carlos Matheu inició en agosto la investigación de oficio en ese sector, donde según explicó a La Voz del Interior, se dan ciertas circunstancias que, mezcladas con residuos tóxicos, puede producir contaminación atmosférica.

Esta es la primera investigación penal que se abre en América para determinar si hay contaminación ambiental por la emanación tóxica de vehículos diésel, según explica el funcionario que indagó en la “contaminación dolosa” en barrio Ituzaingó, que tuvo dos condenados cuyas sentencias confirmó la Justicia.

En esta ocasión, el fiscal recordó que la ley 24.449 establece que el límite máximo de emisión de gases contaminantes en vehículos anteriores a enero de 2011 es de 2,62 m-1 (negritud del humo). “Cuando se sobrepasa ese valor y se dan otras condiciones, se puede producir contaminación ambiental”, indica Matheu.

Ese humo genera partículas 20 veces superiores en proporción a los nafteros, y más indivisibles, según comparó.

El fiscal tomó como base para su investigación dos informes, uno de la Secretaría de Ambiente de la Nación y otro de La Voz del Interior, sobre la polución en Córdoba con datos de la investigadora de la UNC y del Conicet Hebe Carreras y de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Condiciones

Para que haya contaminación ambiental Matheu explicó que deben darse tres condiciones: que se utilicen alguno de los residuos tóxicos (químicos del humo negro de un diésel); contaminación del suelo, agua y la atmósfera; y que esa contaminación en la atmósfera se realice de modo que resulte “peligrosa” para la salud (emanación con “barreras” edilicias e inversión térmica).

La investigación está enfocada en la contaminación de la troposfera o primera capa de la atmósfera.

A través del humo negro salen al ambiente partículas ínfimas de 2,5 micrones de diámetro, de más de 100 residuos tóxicos, como dióxido de carbono, monóxido de carbono, óxido de nitrógeno, benceno, tolueno y arsénico.

“Esas partículas son tan pequeñas que el organismo no las puede frenar al aspirarlas y pasan directo a los pulmones. Y eso, de acuerdo a la exposición y a la concentración de estas partículas, produce cáncer de pulmón”, señaló el fiscal.

Calificación de la OMS

La OMS indicó que la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer calificó el escape de motores diésel como carcinógeno para los humanos. Si la exposición a esas partículas es una sola, pueden producirse afecciones agudas y o crónicas, que pueden generar cáncer de pulmón, ACV y ataques cardíacos, según la entidad.

El fiscal focalizó su investigación en avenida Colón al 200, donde “existen barreras edilicias (edificios) que hacen que estos gases tóxicos que emiten los diésel no puedan dispararse horizontalmente. Se frenan. Y quedan estancados, y máxime aún en horas en las que se produce la inversión térmica”.

“Esto también pasó en barrio Ituzaingó y se aplicó. La inversión térmica consiste en que en las primeras horas de la mañana, sobre todo en invierno, el aire está más frío”, explicó.

“Al estar más frío –prosiguió–, estas partículas de los (motores) diésel son más livianas chocan con el aire frío y no pueden ascender. Quedan estancadas por dos vías: por la construcción edilicia, que no les permite circular horizontalmente, y por la inversión térmica, que tampoco le permite circular verticalmente”.

“Chocan y no suben, pasan varias horas; están encajonados”, por lo que “la gente que trabaja, camina y vive en el centro lo aspira y entra a los pulmones”, resumió.

Peritajes y valores

Matheu ordenó que se analizaran al azar una serie de vehículos para determinar si estaban emitiendo un valor superior al 2,6 m-1.

La muestra incluyó a colectivos de Autobuses Santa Fe, Ersa y Coniferal, pero los peritajes realizados en la Inspección Técnica Vehicular (ITV) arrojaron niveles de emisión legales.

No obstante, un flete (modelo 2003) dio valores muy superiores, por lo que fue imputado por supuesta “contaminación ambiental culposa”, que prevé una pena de un mes a dos años de prisión en suspenso.

Se habría constatado que estaba circulando por el microcentro superando la emisión de diésel que permite la ley administrativa 24.449, contaminando supuestamente de “forma culposa la atmósfera” del sector “de un modo peligroso para personas”, según Matheu.

No obstante, es la ley penal 24.051 la que sanciona la conducta. Para el fiscal, el hombre habría obrado con negligencia porque no puso en condiciones la bomba de gasoil, no realizó la ITV y habría circulado “con esas condiciones en una zona que pone en riesgo la salud”. El hombre que manejaba el flete negó los hechos que se le imputan.

Finalmente, el funcionario judicial señaló que hay otros vehículos que esperan ser analizados para determinar si emanaron residuos tóxicos ilegales.

Federico Noguera
21.10.2015
FUENTE: LAVOZ.COM.AR CÓRDOBA

Anuncios