Olor Arroyo Morón 01

 

La nota dirigida por TERRATOX al Sr. Secretario de Salud Pública de Tres de Febrero Dr. Collia, dio origen al Exp. 37043 T 14.

El texto completo de la nota se transcribe a continuación:

Pablo Podestá, 28 de enero de 2014.

Municipalidad de Tres de Febrero
Secretario de Salud Pública
Dr. Don Domingo Jorge Collia

Ref.: Se solicita urgente intervención sanitaria
ante impacto provocado por olores del Arroyo Morón

De nuestra consideración:

La población de habita la franja territorial que va desde Altos de Podestá hasta Churruca ha sido impactada ambientalmente por olores provenientes del Arroyo Morón. Para no incurrir en una clara violación al derecho a la salud de miles de pobladores, el Municipio debe efectuar ya una intervención sanitaria adecuada para casos de exposición masiva a tóxicos ambientales. Máxime hallándonos en un contexto de cuenca contaminada como lo es la del Río de la Reconquista equiparable en materia de contaminación con la cuenca del Matanza/Riachuelo.

Hacemos hincapié en la cuestión sanitaria de las víctimas de contaminación, dado que probablemente todavía no haya sido tomada debidamente en cuenta por las autoridades municipales, provinciales o nacionales, a estar por lo publicado hasta ahora por medios de prensa como San Martín Noticias (SMNoticias) o Noticias de Tres de Febrero (N3F). En los hechos: se desconoce si Salud Pública de Tres de Febrero inició una campaña de análisis toxicológico como mínimo entre la población infantil del área impactada.

Vemos que:

Hasta el momento no hay información con real precisión científica acerca del tipo o tipos de contaminantes que generó el surgimiento de olores intensos en el Arroyo Morón.

Un medio periodístico publicó que según el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) se trataba de “aceite quemado”. Es sugestivo que un organismo competente en materia ambiental a la hora de dar a conocer el resultado de sus investigaciones utilice terminología vulgar cuando lo que se espera es lenguaje científico. O como mínimo, se espera del OPDS un lenguaje vulgar algo más preciso como sería los sinónimos siguientes: “aceite usado” o aceite descartado de automotor o aceite usado de carter o Crankcase Motor Oil.

Pero, cuando se pone interés en la salud de la población expuesta a contaminación,  tampoco resulta útil conocer el nombre del contaminante si no se añade  una explicación pública clara acerca de los riesgos ambientales y sanitarios que implica ese contaminante (aceite quemado) cuando se mezcla con la contaminación preexistente en las aguas del Arroyo Morón. ¿No tienen acaso derecho a saber los vecinos que habitan la zona de influencia del Arroyo Morón?

A falta de información ambiental y sanitaria científicamente sólida no queda otra alternativa que recurrir a fuentes informativas serias.  

Para suplir esa carencia del OPDS, queremos compartir con Ud., datos científicos acerca de “aceite usado”. Porque Ud. es a quien le compete tomar decisiones políticas con respaldo científico y documental porque tiene, se supone, un real interés por la Salud Pública Ambiental.  Estos datos de buena fuente sobre “aceite usado” que compartimos aquí han sido publicados y están a disposición del público en general. Son datos provistos por organismos serios dedicados a la cuestión científica ambiental, como por ej.: la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades (ATSDR) que cataloga al aceite usado entre las sustancias peligrosas y señala sus efectos en la salud. Visitar en la web: http://www.atsdr.cdc.gov/es/

Para nosotros y el ATSDR la información sobre la contaminación con aceite quemado o aceite usado es importante:

Porque se trata de una sustancia que podría ser nociva para la salud. Los efectos sobre la salud de la exposición a cualquier sustancia peligrosa van a depender de la dosis, la duración y el tipo de exposición, la presencia de otras sustancias químicas (sustancias presentes desde añares en las aguas del Arroyo Morón), así como de las características y los hábitos de la persona.

Para abreviar: ATSDR informa que: “Las personas que respiraron voluntariamente aerosoles de aceite usado de cárter durante unos pocos minutos sufrieron leve irritación de la nariz y la garganta, y algunas personas sufrieron irritación de los ojos”.

Comparemos esa prueba voluntaria que duró unos pocos minutos con el testimonio que aparece en periódico online SMNoticias el 16.01.2014:

“Lorena denuncia que las emanaciones se vienen sintiendo desde hace varios meses.”

ATSDR indica que si bien no fue clasificado aun como carcinógeno en humanos, todavía no se investigó lo suficiente como para saber si la exposición al aceite usado de cárter afecta el sistema reproductivo de hombres o mujeres o si causa defectos de nacimiento.

Queremos recalcar que en el caso que nos ocupa aquí, el aceite usado o quemado actúa en sinergia o en conjunto con los otros contaminantes presentes en las aguas del Arroyo Morón.

Tampoco hay que olvidar que el aceite quemado o aceite usado contiene normalmente otras numerosas sustancias químicas peligrosas que mencionamos a continuación:

Hidrocarburos Aromáticos Policíclicos (PAHs), plomo, cinc, cadmio, cobre, cromo, níquel, bario, boro, manganeso, estaño y aluminio.

Y cada una de las mencionadas tiene un efecto concreto en el ambiente y en la salud del cuerpo u organismo de las personas expuestas.

Se han manifestado efectos que indican exposición a contaminantes ambientales que ingresaron al cuerpo de las víctimas por vía respiratoria.

En los medios, a los que ya hemos hecho referencia, se recogen testimonios coincidentes en cuanto a los síntomas surgidos entre pobladores expuestos a los olores del Arroyo Morón.
P. Ej.:
“…ardor en la vista y en la garganta, además de nauseas y malestar general”.  (SMNoticias 16.01.2014)

“…provoca ardor en la garganta y ojos”; “…sus hijos tuvieron nauseas y tosían ante la imposibilidad de respirar bien”. (N3F  16.01.2014)

Es altamente probable que los contaminantes presentes en las aguas del Arroyo Morón ingresen al cuerpo de las personas expuestas a través de la piel.

Probablemente, la vía de ingreso al cuerpo de los contaminantes ambientales no sea, exclusivamente, por vía respiratoria. No debería descartarse el ingreso a través de la piel por contacto dérmico con contaminantes presentes en el agua o suelo contaminado de las inmediaciones del Arroyo Morón. Un testimonio tomado en estos días por la prensa confirmaría la sospecha:

“…en ocasiones recogen lombrices de las aguas para venderlas como carnada”.  (SMNoticias 16.01.2014)

Se verificó un cambio importante en la intensidad del olor del Arroyo Morón como para ser percibido por la población del entorno.

La intensidad del olor debió ser muy superior al nivel cotidiano, como para producir preocupación entre los pobladores cercanos al Arroyo Morón al punto de empujarlos a denunciar la situación de impacto.
Cualquiera que cruce el Arroyo Morón por Ruta 8 puede conocer, aunque sea de pasada, cuál es el nivel de olor nauseabundo y cotidiano, ya de por sí muy elevado, de esas aguas. Quienes viven en las cercanías ya tienen acostumbrado el olfato y experimentan lo que se conoce como “fatiga del olor”. Es decir que si la gente está allí desde hace tiempo termina por acostumbrarse al nivel de olor existente a diario en la zona.

Y solamente se provoca alarma en esa población cuando se produce un cambio por aumento en la intensidad de olor.

Se ha configurado un caso de sobreexposición de la población a contaminantes ambientales presentes en las emanaciones del Arroyo Morón.

Decimos que este es un incidente de sobreexposición porque la gente ha estado a merced del impacto que produce el añadido de contaminantes a las aguas del Arroyo Morón ya gravemente contaminadas durante décadas. Los pobladores han padecido lo que podríamos llamar una sobredosis de contaminantes. O sea que a la dosis habitual de ingreso de contaminantes ambientales al cuerpo de las personas expuestas, se le sumó otra.
No está de más recordar que no es algo precisamente inocuo pasar por una sobreexposición a contaminantes.

Si antes de este agregado de contaminantes en las aguas del Arroyo Morón la situación sanitaria merecía una atención médica específica centrada sobre los riesgos ambientales, con más razón, a partir de ahora, se hace imperioso e ineludible concretarla poniéndola en práctica de modo permanente y extensible a poblaciones de otros sectores contaminados del distrito.

En ese sentido no estaría mal que concejales y autoridades ejecutivas del Municipio de Tres de Febrero ya vayan buscando oír la opinión de médicos y toxicólogos ambientalistas y otros especialistas en el tema.

Juzgamos que:

Resultaría inadmisible e injusto que este pedido sea desoído porque significaría que interesa poco y nada la salud ambiental de la población del distrito.

Se debe prestar atención a un anterior pedido relativo a la necesidad de la inclusión del distrito en el Plan de Vigilancia Epidemiológica Ambiental de la ACUMAR (exp. 26731-T-2012) Y si eso resulta inviable se debe proceder a clonar el plan para aplicarlo de manera autónoma y localmente.

Solicitamos:

Ante la emergencia:
1) CAMPAÑA DE ANÁLISIS TOXICÓLOGICO
Como mínimo dirigida a la población infantil del área impactada.

2) HOJA PEDÍATRICA DE PESQUISA DE RIESGO AMBIENTAL EN TODO EL DISTRITO
Como mínimo, el Municipio debe hacer que: todos los pediatras integrantes del sistema de salud público o privado del distrito apliquen obligatoriamente la HOJA PEDÍATRICA DE PESQUISA DE RIESGO AMBIENTAL para atender y establecer un seguimiento ante pacientes provenientes de las zonas de riesgo del distrito.

Atendida la emergencia:
3) EVALUACIÓN DE RIESGOS EN EL ÁREA DE INFLUENCIA DEL ARROYO MORÓN:
Evaluar la información acerca del lugar afectado.
Determinar cuáles son los contaminantes de interés.
Identificar y evaluar las rutas ambientales (Agua, Suelo y Aire)
Identificar y evaluar las rutas de exposición humana (dérmica, oral, respiratoria)
Determinar implicaciones para la salud.

Sin otro particular, lo saludo muy cordialmente.

Presidente
Ángel Rodolfo Navarro

****************************************************************

Nota del mismo tenor fue dirigida al Dr. Agustín Ciorciari, Presidente del HCD de Tres de Febrero.

 

 

Anuncios