Los fondos de la Planta Podestá de SC Johnson son utilizados para acumular residuos peligrosos a la intemperie y a sólo metros de las viviendas del vecindario.

Antes que Uds conozcan estas imágenes, ya el Director Ejecutivo Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible Ing. Hugo Javier BILBAO, había tomado conocimiento de las mismas, al recibirlas en su correo electrónico. Tal como las recibieron los medios de comunicación, aunque se sabe que los mismos se caracterizan por ser absolutamente reacios a publicar (a excepción SMNoticias)  toda novedad negativa respecto a SC Johnson.

Esto es el comportamiento ambiental de SC Johnson, poseedora, con impúdica e impune desvergüenza, de la cocarda  ISO 14001 . En la imagen, tomada desde la azotea de un vivienda contigua a la planta industrial y a la cual accedimos por invitación del dueño de casa,  se aprecia, en primer plano, contenedores marítimos, metálicos, delimitando parte de la superficie de lo que se conoce como playa de camiones.

A continuación, más allá de los contenedores, se observan, grupos diseminados de tambores metálicos negros. Varios de estos destapados de tal modo que permiten observar su contenido.  Se trata de envases de plaguicidas en aerosol. Tal vez descartados, pinchados, rotos, etc.  Si algo bueno se puede sacar de esto es que ahora los aerosoles están quietos y no volando por los aires  y aterrizando a 500 metros del lugar como ocurrió el 25F2004.

El viento viene del lado de la fábrica hacia el observador. Se percibe un fuerte olor a insecticida. Es picante. Produce como una sensación de hormigueo en los labios.

Esta es la multinacional mejor protegida por la clase política (con algunas honrosas excepciones) captada en pleno procedimiento de desmanejo e inseguridad de sus propios residuos especiales.

Esta es la verdad expuesta. Este es, sin maquillaje, el proceder medioambiental habitual, histórico, de la multinacional cuyas autoridades integran el Staff de directores suplentes de la AmCham (La Cámara de Comercio de los Estados Unidos de América en la Argentina).

Este es el modus operandi de SC Johnson que torna imposible poder creer en la existencia y viabilidad de una vinculación entre empresa y desarrollo sostenible. Y esto no cambia por el hecho de que la contaminadora integre el CEADS (Consejo Empresario Argentino para el Desarrollo Sostenible) capítulo local del World Business Council for Sustainable Development (WBCSD).

Anuncios