TERRATOXNEWS: Recomienda leer previamente o refrescar la memoria con los posteos

https://terratoxnews.wordpress.com/2010/09/10/nacion-la-pesadilla-johnson-son-otra-vez-en-pablo-podesta/

https://terratoxnews.wordpress.com/2010/09/13/nacion-medios-locales-se-animan-a-hablar-del-caso-johnson/

https://terratoxnews.wordpress.com/2010/09/24/nacion-crisis-en-johnson-clandestinidad-de-accidentes-quimicos-23-set-2010/

https://terratoxnews.wordpress.com/2010/10/28/nacion-impunidad-johnson-son-registro-filmico/

 Así lo afirmo al peródico El Lenguado el abogado Roberto Reksas quien fue conchabado como el “aplanaquilombos” y responsable de Relaciones Institucionales de S.C. Johnson & Son de Argentina SAIC, y que, a su vez, ejerce el cargo de secretario de la Cámara de Comercio e Industria de Tres de Febrero.

Dijo el paisano Reksas, refiriéndose a TERRATOX:

desde hace diez años nos vienen siguiendo

Cómo pasaron los años. Parece como si hubiera sido ayer cuando el mismísimo  Don Reksas me llamaba por teléfono afirmando que en la empresa estaban muy interesados en conocerme personalmente y demostrarme que todos ellos eran seres humanos comunes y corrientes y siempre dispuestos a llegar a acuerdos con los vecinos.

En fin. Aprovechando que recordamos el accidente industrial mayor de Johnson ocurrido durante el 25 de febrero de 2004, me puse a hacer una revisión de publicaciones y encontré esta perlita que transcribo a continuación:

Sospechas de nuevos incidentes

Durante septiembre en dos ocasiones la fábrica ubicada en Podestá despertó dudas sobre su seguridad. La empresa busca llevar calma, pero la ONG Terratox teme un accidente similar a los de 1999 y 2004.

Por Lucas Castro
lcastro@ellenguado.com.ar

Madrugada del 10 de septiembre: los vecinos de la SC Johnson & Son comenzaron a escuchar el sonido del motor que acciona la bomba de incendio en el interior de la fábrica química. Al rato, según dichos de Ángel Navarro, director de la asociación civil ecologista Terratox “ingresó un camión de bomberos, pero sin hacer uso de su sirena”.
Esta ONG afirma que los  Bomberos de Pablo Podestá se equivocan en atender estas contingencias sin encender una alarma de advertencia para las casas linderas, y sin vestir la indumentaria correcta, como ha-bría sucedido en esa ocasión.
Medianoche del 26 de septiembre: alarma vecinal por emisiones de humo, que, según Terratox, surgían del sector del comedor, supuestamente repleto de tanques. Aproximadamente una hora después, acudió al lugar la Policía  Ecológica de la Provincia de Buenos Aires, pero no habría podido ingresar a la planta hasta veinte minutos después.

Navarro afirma que la gente de Johnson “le hizo un tour a la policía para llevarlos por cual-quier lado menos por donde había salido el humo”. Finalmente, con testigos se labró un acta de que la zona verificada no mostraba indicios de accidente ecológico. “Algunos firmaron con disidencias”, señala el activista.
La palabra oficial de la empresa la lleva Roberto Reksas, responsable de Relaciones Institucionales. También es abogado y secretario de la Cámara de Comercio e Industria de Tres de Febrero, como una muestra del peso que la empresa tiene en el distrito.
La multinacional tuvo que sortear los grandes incendios de 1999 y 2004. Este último destruyó por completo el depósito y emanó sustancias toxicas que preocuparon al ba-rrio. Desde el primer suceso, la asociación ecologista Terratox viene poniendo la lupa en el accionar de ésta y otras instalaciones de la zona para prevenir desastres ambientales.

“El incidente (del 10 de septiembre) fue el incendio de dos pallets que no tenían nada”, busca tranquilizar Reksas. Y detalla: “El sistema de seguridad de la planta enciende la lluvia automática en caso de incendio y está conectado con la unidad de bomberos de Pablo Podestá”. Por esta razón, al llegar el coche bomba el accidente ya habría sido por controlado el personal de la fábrica, que siguió su funcionamiento normal.
¿Entraron sin usar la sirena  los bomberos esa noche, como afirma Terratox? “El coche bomba ingreso a la planta sin usarla porque la situación ya había sido controlada” contesta el representante.

En cuanto al posible incendio del 26 a la medianoche asegura que “vino la Policía Ecológica y no encontró ninguna anoma-lía”, pero arremete contra Navarro: “Lo que dice Terratox corre por cuenta y orden de ellos, desde hace diez años nos vienen siguiendo”. A si mismo señala que el humo resultó ser de la caldera, la cual siempre está encendida, produciendo vapor. Sin embargo, surge un interrogante: Si es normal que salga humo de la caldera, ¿por qué los vecinos se alarmaron?

“No hay motivo para temer”, responde el responsable de Relaciones Institucionales. “El personal cumple con las normas de calidad, de seguridad y protección del ambiente nacionales e internacionales”, confía. Finalmente, cambia de tema: “La preocupación de los vecinos de Podestá va a ser cuando la empresa se instale en Pilar”, aunque la mudanza empezaría en dos años. Pero Johnson “nunca diría que hubo una emergencia química porque perdería dinero y prestigio”, considera Ángel Navarro.

FUENTE: EL LENGUADO

Anuncios