El Movimiento Nacional de Fábricas Recuperadas por los Trabajadores, la agrupación La Alameda y el Movimiento de Trabajadores Excluídos, quizá no se equivocan al decir que la justicia cae sobre  “las fábricas más pequeñas y está haciendo la vista gorda con las más grandes”.

Pero donde se equivocan, y en grande, es en la metodología de reclamo y en el concepto. Porque si quieren jugar el papel de “nosotros los pobres contaminamos menos” no pueden salir a quemar neumáticos (según se aprecia en la foto). Les recomiendo que, para evitar papelones, cambien de dirigentes. La lucha de clases no impide que la combustión de neumáticos  libere compuestos cancerígenos al ambiente. Y dichos compuestos parecen tener ideología progre porque no discriminan entre explotadores y  explotados. Y se meten letalmente para siempre en el organismo de los integrantes de ambas facciones.

Serán muy revolucionarios uds. muchachos, pero no entienden el concepto (tara típica de todo revolucionario). Las establecimientos industriales peligrosos, sean fábricas recuperadas o no, por lo menos en Argentina, siguen jodiéndole la vida al vecindario tanto en materia de ambiente como en cuestión de salud ambiental. Los materiales o residuos peligrosos, que contaminan el ambiente y dañan la salud de la población, siguen teniendo la misma naturaleza ya sea en manos de ricos o en manos de pobres. La química no es una construcción social.

En otro orden de cosas: Parece que si el ambiente se pone rojo presión, la justicia afloja.

El juez Armella liberó al cooperativista de Avellaneda

Oscar Aguirre fue puesto en libertad luego de la protesta del Movimiento Nacional de Fábricas Recuperadas por los Trabajadores, la agrupación La Alameda y el Movimiento de Trabajadores Excluídos. Sin embargo, denuncian que el magistrado ordenó cortar “todos los servicios” de la curtiembre cuestionada y reiteraron que no se toman medidas contra las grandes empresas que tienen mayor responsabilidad en la contaminación del Riachuelo.

Aguirre está a cargo de la curtiembre ubicada en Avellaneda, sobre la vera del Riachuelo, que el Juez Federal de Quilmes, Luis Armella, ordenó desalojar con personal de Gendarmería Nacional.
Los trabajadores además piden que Armella les garantice el derecho de continuidad laboral y denuncian que son las grandes empresas multinacionales las que contaminan el Riachuelo y no reciben ningún tipo de sanción por parte del Juez.
Gustavo Vera dijo que “los trabajadores son concientes que la reapertura de la fábrica requiere determinados controles y cambios que tienen que hacerse con supervisión del Estado y eso se está tramitando desde hace tiempo. En medio de ese proceso, en el que ni siquiera se está produciendo, este juez salió a la caza de brujas” con las fábricas más pequeñas y “está haciendo la vista gorda” con las más grandes.

04 NOV 2011

FUENTE: radiofmq.com  BUENOS AIRES ARGENTINA

Anuncios