Permanece como un dato encriptado lo referente a la identificación química de cada contaminante que integra el pasivo ambiental.

La prensa no se atreve a ir más allá de los límites impuestos a la comunicación de cuestiones clave en materia de salud y ambiente.

 

Saneamiento en la ex papelera Massuh
Intiman a Nación Fideicomisos a hacer obras en Quilmes

LA PLATA.- La Justicia de esta ciudad intimó a Nación Fideicomisos para que deposite más de seis millones de pesos que permitirían hacer frente a las obras de remediación ambiental asumidas por el organismo estatal, y hasta ahora incumplidas, cuando tomó en septiembre de 2009 la administración de la ex papelera Massuh. Por similares causas fueron sancionados, además, cinco funcionarios de la comuna de Quilmes, donde se ubica la planta, por lo que deberán abonar, solidariamente, una multa de $ 400.000.

Las decisiones fueron tomadas por el juez en lo contencioso administrativo Nº 1 de La Plata, Luis Arias, a cargo de la causa que iniciaron en 2005 los vecinos de la Papelera Quilmes (ex Massuh) por contaminación. “Es necesario hacer obras sobre ese pasivo ambiental, pese a que la planta no está funcionando”, dijo a La Nacion el magistrado.

Las denuncias contra la papelera comenzaron cuando los habitantes alertaron que aumentaban los casos de personas enfermas. Tras una serie de estudios, se comprobó que la pastera vertía al arroyo Las Piedras efluentes tóxicos producto de la producción del papel. Además, producía contaminación sonora y emitía gases perjudiciales para la salud.

Antes que la empresa paralizara su producción en 2008 por falta de inversión de los dueños, se consensuó un plan de remediación ambiental que se suponía llevaría unos cinco años, pero la querella advirtió el incumplimiento de lo pactado. La empresa fue clausurada en varias oportunidades. Aun así, siempre volvió a abrir.

En una audiencia en 2009, cuando el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, se hizo cargo de la administración de la papelera augurando el salvataje de la empresa con la ayuda de fondos públicos, Nación Fideicomisos acordó ocuparse del pasivo ambiental. También se comprometió a indemnizar a los vecinos durante los seis meses que demoraría el plan de saneamiento, relató a La Nacion el abogado querellante, Gonzalo Permuy Vidal.

“En abril de 2010, se cumplió el plazo en el que tendrían que haber estado las obras”, denunció el representante de los vecinos. En caso de que el organismo estatal no deposite el dinero impuesto por la Justicia, se podría solicitar el embargo sobre la entidad, agregó.

En aquella reunión, también participaron representantes del municipio de Quilmes. Los funcionarios se comprometieron a crear un pulmón ambiental al lado de la planta (para oxigenar el aire), entubar el arroyo lindero e instalar un hospital móvil para atender a los vecinos afectados por la contaminación.

Tras el incumplimiento de estas obras, el magistrado Arias impuso sanciones a cinco funcionarios de la comuna, o sus sueldos podrían ser embargados.

Según enuncia el fallo al que pudo acceder La Nacion, la sentencia contra la Municipalidad de Quilmes es el resultado de un “incumplimiento de las obligaciones en el Acuerdo Marco Sobre Cese y Remediación de Daño Ambiental”, mediante el que la comuna y la ex papelera debían llevar a cabo una serie de acciones en pos de reparar el daño ecológico.

Valeria Musse
De la corresponsalíaLa Plata

04 ABR 2011

FUENTE:  lanacion.com.ar BS.AS. ARGENTINA

Anuncios