La noticia transcripta en esta entrada tiene el título adecuado. Habla de un asunto concreto, real: la inmediatez cotidiana del riesgo ambiental de origen industrial. En otras palabras:  Los contaminadores están a la vuelta de casa.

No obstante, la mayoría de la gente permanece engañada, el precio de vivir en el reino de los medios masivos de información. Casi toda la maquinaria mediática y los formadores de opinión han metido extensamente la idea de que los contaminadores están lejos, en las montañas, en un país fronterizo. Si la mediocracia plantea lo contrario, se queda sin esponsor.

Los medios han alcanzado el objetivo: han obtenido un hombre común crédulo cuyo razonamiento inducido consiste en lo siguiente: si los contaminadores que se conocen están lejos, entonces aquí cerca no debe pasar nada ambientalmente malo, porque si realmente pasa algo debería aparecer en los medios. dicho de otro modo, al estilo Berlusconi: “Si no está en los medios no existe”.

Sin embargo, a veces la vida te sorprende y te permite hallar un título como el de la noticia transcripta, una verdadera excepción en la maquinaria mediática que pone el acento en la verdad concreta y simple, en los factores locales o barriales de riesgo ambiental.

 

La “Botnia” de Bernal ahora contamina las calles

Vecinos sufrieron un fin de semana a pura contaminación. Las autoridades miran a otro lado.

La empresa Smurfit Kappa es una papelera ubicada en Bernal que desde hace cuatro años recibe denuncias por parte de los vecinos de la zona por contaminar cielo y tierra con una constante emanación de gases que se comprobaron tóxicos, y el Río de La Plata, al verter sus desechos en uno de sus afluentes.

Sin embargo, por cuestiones difíciles de explicar, la planta continúa funcionando con normalidad, ante la atenta y gorda mirada de las autoridades municipales. En esta última semana, la empresa volvió a dar sobradas muestras de su irregular y llamativo funcionamiento; el cual ya parece guionado por el creador de Los Simpsons.

El viernes 29 de octubre los vecinos se desayunaron con un “derrame de un líquido blanquecino que comenzó a poblar la Av. Caseros y Espora”, relataron a 24CON desde la asociación de vecinos Bernal Unido. “Al rato, ya la policía impedía la circulación por el lugar y los empleados de la papelera salieron a limpiar la zona con mangueras y agua, empujando el fluido hacia los desagües pluviales”. ¿Los habrá mandado el Sr. Burns?

El sábado 30 los vecinos de Bernal descubrieron con sorpresa cómo Smurfit Kappa destruyó un patrimonio cultural de los Bernalenses: el histórico recreo de los papeleros, que estaba en el predio de la papelera desapareció como por arte de magia.

“El Recreo fue un símbolo entre los años ’50 y ‘60, en donde nuestros abuelos y padres mostraron sus destrezas en las milongas que allí se armaban”, explicaron desde Bernal Unido.

Varias preguntas por el momento sin respuestas surgen alrededor de esta extraña “desaparición”: ¿habrá un permiso de demolición de la Secretaría de Obras Publicas o será otra de las tantas irregularidades de la empresa y las autoridades?, ¿El sindicato, dirá algo al respecto?, ¿Sabrán que desapareció parte de la historia de este sector del movimiento obrero, de su memoria?

Como si los misteriosos líquidos y la “desaparición” del patrimonio cultural no fuesen suficientes, el domingo 31, al caminar por la playa de la costa de Bernal, los vecinos observaron los restos contaminantes en la arena. “Son deshechos resultantes del proceso de elaboración de Smurfit Kappa, volcados sin tratamiento final”.

Finalmente, para completar un fin de semana hermoso en Springfield; perdón, en Bernal, las máquinas volvieron a trabajar en lo que pretende ser un playón de estacionamiento de Smurfit Kappa, en el terreno lindero al acceso a la Autopista Bs.As – La Plata, en Bernal.

Esta es una obra que ya había sido clausurada por el Juez de Faltas, Dr. Rodríguez, por estar en una zona no apta para tal fin. “La rezonificación vigente claramente impide la realización de estos trabajos, como así también la labor industrial que realiza esta planta en ese sector”, contaron los citados vecinos.

Alertados por esta situación, los vecinos se comunicaron con la Secretaría de Obras Publicas de la gestión Gutiérrez, donde según cuentan se les informó que “el Intendente y la secretaria Roxana González habrían autorizado la construcción”. De ser así, las autoridades municipales habrían cometido una gravísima irregularidad.

Por estos días Smurfit Kappa utilizaría 120 toneladas de Hipoclorito de Sodio y de Soda Cáustica para manufacturar sus productos. También tendrían depósitos de PCB, uno de los productos cancerígenos más temidos.

Los vecinos se preguntan “¿cuántos enfermos más necesitan?, ¿cuánta contaminación más querrán?, ¿cuántas irregularidades más se les permitirán en pos del beneficio económico?”, se quejan ante la falta de respuestas de las autoridades.

Las respuestas de las autoridades:
Desde la Municipalidad, dijeron que la empresa era responsabilidad de la Provincia de Buenos Aires. Desde OPDS (Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible -antes SPA-) los vecinos obtuvieron su gran desilusión. El ente, junto con el INTI, parece estar más comprometidos con la empresa que con los vecinos; ya que niegan contaminación alguna por parte de la empresa.

En el mismo orden, a raíz de un artículo publicado por 24CON el 5 de agosto último, los vecinos se reunieron a mediados del mencionado mes con José Molina, director ejecutivo de OPDS, quien les prometió respuestas acordes con la realidad que sufren los vecinos “en un mes”.

Sin embargo, “ya estamos en noviembre y nadie nos habló ni nos llamó ni nos dieron ninguna respuesta”, juran desde Bernal Unido, quienes sin hacer expresa la sospecha piensan que las autoridades protegen a la papelera irlandesa producto de relaciones económicas tan profundas como corruptas; en una conclusión que no suena muy descabellada.

Por suerte, desde la Autoridad del Agua, los controles realizados fueron serios y arrojaron resultados alarmantes con respecto a la contaminación producida por la “Botnia de Bernal”. De hecho, en los últimos días se conoció que el ADA multó a la empresa con $24186, por verter desechos tóxicos al Río; aunque esta suma es irrisoria si se tiene en cuenta que Smurfit Kappa es una empresa que entre 2008 y 2009 sacó del país unos $33.167.750 millones de pesos.

FUENTE:  24con.elargentino.com BS.AS. ARGENTINA

Anuncios