Sugiero leer, previamente,  la hoja de datos de seguridad de FOSGENO.

 

Elevan a juicio la causa por escape en Petroquímica

En 2007 hubo dos muertos. La Fiscalía acusa a dos ex empleados de la empresa por una presunta negligencia.

Río Tercero. A tres años y medio del escape de gases tóxicos dentro de la empresa Petroquímica Río Tercero, que dejó como saldo dos operarios fallecidos, la causa judicial se elevó a juicio.

El fiscal Marcelo Ramognino, de los Tribunales de esta ciudad, confirmó a La Voz del Interior que en las próximas horas remitirá el expediente a la Cámara donde se debatirá en juicio oral la responsabilidad por presunto homicidio culposo de Mario Matos (61) y Carlos Frare (67), operario y supervisor de la planta, al momento en que se registró el incidente.

El 12 de junio de 2007, a las 6.45, en la planta de TDI (diisocianato de tolueno) se produjo un escape de gas fosgeno. Se trata de un químico altamente tóxico que en medio de una parada de mantenimiento salió al aire en escasa dimensión, pero suficiente para afectar a quienes estaban a poca distancia.

Horas después, fallecieron Jorge Alberto Molina (54) y Marcelo Javier Martinelli (24), ambos operarios de la firma Assi, contratista para trabajos de mantenimiento de Petroquímica.

La investigación de la Fiscalía determinó que una válvula abierta, que debería haber estado cerrada al momento de esas tareas, habría sido la causante del escape. Los dos imputados fueron despedidos por Petroquímica poco después, al igual que varios otros empleados, entre ellos un ex gerente de planta.

La investigación también abordó la cobertura médica posterior al escape, ya que ambos operarios afectados se fueron a sus domicilios tras el episodio, luego de ser revisados en la empresa. Horas después debieron ser internados al agravarse su estado, y fallecieron.

Alberto Uría, abogado defensor de Frare, opinó que demostrará “la inocencia de ambos imputados”. Cuestionó la investigación del fiscal, por “coincidir con la versión de la empresa y no tener en cuenta la de los imputados”.

Uría reprochó, además, que la responsabilidad haya recaído sobre los empleados de bajo rango y que “no se haya profundizado más en la política de seguridad de la empresa”. Sostuvo que “allí hubo otros incidentes que por milagro no dejaron víctimas”.

Aquel episodio marcó a Río Tercero. Aunque en la ciudad hay tres grandes industrias químicas, y los escapes o derrames no son extraños, fue la primera vez que se provocaron muertes directas ligadas a un episodio de este tipo.

Desde entonces, y ante la conmoción ciudadana, el municipio aceleró mecanismos de control y el montaje de equipos de monitoreo ambiental y de un sistema de actuación ante emergencias. Aunque en parte se avanzó, ese plan aún tiene varios aspectos pendientes de concreción.

04 FEB 2011

FUENTE: lavoz.com.ar CORDOBA ARGENTINA

Anuncios