Las mil y una caras de la India
Por Nora Bär
Sólo pronunciar la palabra “India” basta para evocar imágenes fantásticas como las de Las mil y una noches . Sin embargo, más que el país del Ganges, el Taj Mahal, el yoga y las mil lenguas, el gigante de 1150 millones de personas es hoy día el país de las industrias tecnológicas, la investigación y la ciencia de punta.

Desde que decidió impulsar sus planes de crecimiento económico utilizando la ciencia y la tecnología, la India puede reclamar para sí con todo derecho el título de “potencia” en estos temas, aunque su inversión -del 0,95% de su PBI- cumpla sin exceder lo considerado indispensable por la Unesco.

Pero acerquemos un poco la lupa a ese país con el que la semana última el nuestro acaba de firmar acuerdos de cooperación en biotecnología y seguridad alimentaria, oceanografía, medicina y salud, agricultura, tecnologías de la información y de las comunicaciones, incubadoras tecnológicas e innovación productiva, y popularización de la ciencia.

Algunas cifras. Tiene, según datos de 2006-2008, 3960 instituciones de ciencia y desarrollo. También, más de 160 universidades, más de 30 instituciones de alto nivel y 10 institutos nacionales, que producen anualmente alrededor de 18.700 doctorados en carreras científicas. (Contrariamente a lo que suele pensarse, el 66,8% de éstos no se gradúan en carreras tecnológicas, sino de ciencia pura.)

Con el 75% del aporte a cargo del Estado, mantiene grupos de excelencia en áreas de frontera, como la biofísica molecular, la neurobiología, la superconductividad, los materiales avanzados, los métodos numéricos para la predicción del tiempo. Diseña, construye y opera reactores nucleares, desarrolla un avanzado programa espacial que lanza satélites de hasta 1000 kg. Construye supercomputadoras y tiene proyectos para la producción de aviones ligeros. Sus registros de patentes crecieron de 8503, en 2001, a 28.940, en 2007.

¡Y pensar que hasta no hace mucho se veía a la India como un país cuyas tradiciones lo anclaban al pasado! Evidentemente, es cierto aquello de que “querer es poder”…

nbar@lanacion.com.ar
21 OCT 2009
FUENTE: LA NACIÓN ARGENTINA

Respecto a lo expresado por Nora Bär hemos publicado un comentario:

Esta “potencia” que “quiere y puede”, hoy en día, ¿Ha institucionalizado y ha puesto en práctica planes de concientización y preparación para emergencias ambientales?

Pregunto esto porque, si se avanzó tanto, pero no se avanzó en evitar la repetición de accidentes industriales mayores y sus consecuencias, como aquel que se produjo en Bhopal (1984), entonces en la India están como estaban antes de ese desastre. Que es una forma de persisitir anclados en el pasado. http://terratox.org

Anuncios