Un barrio declarado en emergencia ambiental, pero abandonado a su suerte.
Un barrio declarado en emergencia ambiental, pero abandonado a su suerte.

Dramáticos testimonios en la región ribereña

Afirman que la contaminación causa estragos en la salud

Los vecinos de la ribera quilmeña siguen reclamando asistencia sanitaria e intervención municipal en la zona afectada por el derrame de hidrocarburos, ya que cada vez conocen más casos de afecciones en la piel, respiratorias y de cáncer.

“En la unidad sanitaria, si nos quejamos mucho nos dan una pomada que no sirve para nada, y si no nos quejamos, nos dan una receta”, comentó Diana Hurtado, referente del barrio a cargo del Centro Comunitario El Carrusel.

“Siempre te dicen que el chico tiene sarna, o que tiene hongos o que hay algo infeccioso en el lugar por eso los chicos están llenos de granos con pus. Y el que tiene problemas bronquiales enseguida le detectan que es asma y te dicen que es hereditario. Nunca se relaciona la enfermedad con el problema ambiental y si es así, la solución que nos dan es que nos vayamos del lugar”, aseguró Diana.

Un caso testigo es Agustina Sosa, una nena de dos años que necesita con urgencia asistencia médica ya que debido a los dolores de su afección no duerme por la noche. Vive junto a su mamá y hermanito en una precaria vivienda que carece de agua potable. “Desde los seis meses está siendo tratada por problemas en la piel. Empezó con granitos en el cuerpo, como si fueran picaduras, después le empezó a agarrar toda la cara. Le dieron antibióticos que no eran para eso y después quedó internada. Todos me decían que era dermatitis de piel pero en los estudios no salía nada, lo único que salió es anemia, pero eso no le puede provocar lo que tiene”, aseguró Gisel Polo, la mamá de Agustina.

Gisel agregó que “todo lo que le dan no le hace nada, vuelve a casa y se vuelve a brotar. La dermatóloga me dijo que yo tendría que salir de acá porque la infecta, que podía ser el agua sucia, después que podía ser la ropa sucia”. La mamá comentó también que “los primeros días que empezó con esto, se le hinchaban los pies y no podía caminar. Las manos también, le daban dolores de panza, tenía diarrea”.

Y aseguró: “Fui al municipio, vino Desarrollo Social y me dijeron que la casa está pero falta el terreno, que no se ha podido encontrar. Cuando llueve se inunda y viene toda el agua negra, porque suben las napas y brota toda”.

En este marco, Diana remarcó: “Lo que no entendemos es qué están esperando, que pase una desgracia. Hace ya cuatro meses que venimos peleando, siempre pasa algo y ella necesita una solución ya”.

Reclamos básicos

Los reclamos básicos son agua potable y medicamentos y asistencia a través de una obra social de todos los afectados por la contaminación con hidrocarburos. “Los médicos están conscientes de lo que está pasando pero con eso no podemos hacer nada. No tuvimos ningún operativo de salud. En el mes de marzo de 2008 me presenté en la Municipalidad, expliqué lo que nos estaba pasando por el derrame de hidrocarburos y que teníamos muchos chicos con problemas de la piel. Me anotaron pero sigo esperando, nunca llegó el operativo de salud”, sostuvo Diana.

“En un sólo día relevamos doce familias con problemas de este tipo. Hay gente mayor que vino sana y ahora tiene en la piel, están mal del estómago. No puede ser que sea una coincidencia que en dos manzanas haya 15 familias afectadas”, destacó la referente barrial.

Vale señalar que este barrio fue declarado, semanas atrás, en emergencia ambiental. Hace años que vienen luchando para que la empresa responsable de la contaminación y el Estado se hagan cargo de los daños ocasionados. A fines del año pasado, sus reclamos acompañados por la iniciativa de algunos concejales consiguió que una vez más sea considerado el barrio en emergencia ambiental. Sin embargo, desde entonces los vecinos aseguran que nadie se ocupó del tema.

10 ENE 2009

FUENTE:  Diario El Día BS.AS.  ARGENTINA

Anuncios