Basura: bomba de tiempo y negocio millonario
Mensualmente se producen más de 150 mil toneladas de residuos en Capital, el Conurbano y Gran La Plata. Los rellenos sanitarios -ubicados en territorio bonaerense- ya están colapsados

Las 153.334 toneladas de basura que mensualmente produce Capital Federal, el Conurbano y el Gran La Plata implican un serio problema ambiental, dado que todos esos residuos son depositados en rellenos sanitarios, ubicados en territorio bonaerense, que se encuentran colapsados. También representan un importante negocio, donde se mueven cifras varias veces millonarias.

Por estos días, los principales funcionarios provinciales y de la jefatura de gobierno porteño están discutiendo de qué forma se consensuará una política de Estado para desactivar lo que aparece como una bomba de tiempo, a punto de explotar.

La clara muestra de ello es que, en plena Semana Santa, vecinos de Abasto, Etcheverri y El Peligro se movilizaron a la ruta 2. Temen que, por el cierre del relleno de Punta Lara, se abra un predio de la CEAMSE en alguna de esas localidades, lo que podría contaminar el acuífero Puelche, una importante reserva de agua dulce.

La historia es muy parecida a la que vienen protagonizando desde hace años ambientalistas y vecinos de Ensenada (lograron que la Justicia ordene la clausura del relleno de Punta Lara), y algo similar ocurrió en 2007 en Brandsen cuando el posible desembarco de la Ceamse provocó una verdadera pueblada.

“En términos políticos, estamos en la vereda de enfrente respecto a Mauricio Macri. Pero vamos a tratar de hacer lo posible para llegar a un acuerdo por el tema de la basura, que para nosotros es prioritario”, le dijo a Hoy una alta fuente del gobierno bonaerense.

¿Cuál es el objetivo de la administración Scioli? Lograr que el gobierno porteño triplique el canon que actualmente paga para depositar los residuos en territorio bonaerense. Es decir, pasar de los 120 millones de pesos, que desembolsa actualmente, a 360 millones.

¿Cuál será el destino de ese dinero? Equilibrar los números de la CEAMSE, la empresa estatal que se encarga del tratamiento de los residuos, y compensar económicamente a los municipios donde se abrirán los nuevos rellenos sanitarios. También servirá para construir las plantas de transferencia, que serán lugares transitorios de deposito de la basura, que luego será destinada a los rellenos sanitarios para su disposición final.

Además, el gobierno bonaerense exige que la Capital comience a aplicar la ley de Basura Cero (permitiría mediante el reciclado y clasificación que se reduzca en un 20% la generación de residuos), que fue sancionada por la legislatura porteña hace dos años, pero que aún no fue instrumentada.

Estas exigencias, según pudo saber Hoy, fueron reiteradas por el jefe de gabinete bonaerense, Alberto Pérez, en una reunión que mantuvo días atrás con su par porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Altas fuentes consultadas por este diario confirmaron que las negociaciones se acelerarán en los próximos días: en caso de haber acuerdo, se anunciaría en abril.

El gobierno bonaerense también tiene pensado platearle a cada municipio la necesidad de que hagan sus propios programas de reciclado para reducir la generación de basura. Por eso varias comunas están avanzando en la concreción de consorcios municipales, para de esa forma aunar criterios y adoptar políticas regionales de reciclado y tratamiento de residuos.

Más allá de las propuestas y proyectos, lo cierto es que, en los últimos años, poco se ha hecho para avanzar hacia una política moderna y eficiente de tratamiento de residuos. La Argentina está lejos de los países del primer mundo donde se han encontrado soluciones efectivas a un problema complejo.

Scioli sabe de la gravedad de la situación y entiende que no se puede seguir dilatando la respuesta. Incluso, su hombre en la CEAMSE, Raúl de Elizalde, reconoció a Hoy que el problema de la basura “puede voltear un gobierno”, tal como sucedió en Nápoles (Italia) cuando en enero, por un conflicto con la recolección y el tratamiento de residuos, más de ciento cincuenta mil toneladas de desperdicios se acumularon en las calles y el caso se instaló como una verdadera emergencia nacional.

Juan Gossen

23 MAR 2008
FUENTE: DIARIOHOY.NET BS.AS.  ARGENTINA

Anuncios