ERA UN BUQUE SIN DOBLE CASCO QUE ESTABA AUTORIZADO A OPERAR HASTA 2009. Y DALE QUE VA: SIGAN DEJANDO HACER, DEJANDO PASAR A LA ACTIVIDAD ECONÓMICA POR ENCIMA DEL AMBIENTE.
Imagen satelital aporta nuevos indicios en la investigación del derrame

El buque habría liberado petróleo en lugar de lastre cuando aún estaba frente a las costas.

Si bien sigue siendo absoluto el hermetismo en ámbitos judiciales mientras se continúa tramitando la investigación penal por parte de la justicia federal, una nueva hipótesis pudo conocerse a partir de diferentes elementos probatorios que se van sumando a la causa: una imagen satelital mostraría que el derrame de petróleo se produjo cuando el buque estaba todavía amarrado o en cercanías de la monoboya de Caleta Córdova y no mar adentro, como se había estimado en un primer momento.

Si bien se trata de elementos probatorios que van sumando su peso en el contexto de toda la investigación, por lo que ninguno de estos puede ser tomado como definitivo ni determinante por sí solo, el detalle aportado por una imagen satelital habría sido el motivo por el que también se citó a prestar declaración indagatoria a un integrante de la compañía Termap, además del capitán del buque “Arturo Illia”.

De acuerdo a los trascendidos que pudieron recabarse a través de fuentes allegadas a la investigación, los elementos interpretados a partir de la imagen satelital permitirían inferir que el derrame se produjo cuando el buque estaba aún en la zona de la monoboya, en maniobra de carga o al finalizar la misma. Esto no significa que el derrame provino de la boya, se aclaró, pero sí que hubo algún tipo de negligencia por parte de las personas intervinientes en toda la maniobra, al no advertir que el buque estaba liberando petróleo en lugar de agua de lastre.

De confirmarse los indicadores arrojados por este instrumento tecnológico, significaría que el derrame, según se estima en la investigación, podría haberse producido en la misma madrugada del 26 de diciembre. A partir de allí es materia de especulación en torno a si las personas a cargo de la operación no advirtieron el derrame, o si pudieron haberlo advertido y obviaron dar aviso a las autoridades, lo que agravaría considerablemente su situación.

Según fuentes consultadas, el petróleo en un primer momento navegó aguas adentro, por efecto del viento y por tratarse de un elemento más liviano que el agua, por lo que viento y corrientes marinas lo llevaron rápidamente “hacia adentro”; pero posteriormente, al cambiar las condiciones meteorológicas, la mancha volvió hacia las costas.
Cabe recordar que la normativa para este tipo de operatorias dispone no sólo los controles automatizados, sino la obligación de que operarios a bordo del buque controlen visualmente el área de maniobra.

Por otro lado continúan las pericias para determinar si el petróleo hallado en las bocas de lastre del buque interdicto en el puerto de Campana es el mismo que se halló en las costas comodorenses, lo que terminaría de cerrar el cerco sobre la embarcación bajo sospecha que, por otro lado, debía salir de circulación a partir del año 2009. En efecto, las normas de la Organización Marítima Internacional exigen para este tipo de embarcación una construcción de doble casco, condición que no cumple la embarcación de marras.

CRÓNICA – COMODORO RIVADAVIA

28 FEB 2008
FUENTE: NUESTROMAR  CHUBUT  ARGENTINA

Anuncios