Por la contaminación en El Frontal ya allanaron 11 ingenios azucareros

Jueces federales investigan el impacto ambiental de la industria tucumana sobre ríos de Santiago del Estero. Racedo ordenó que se tomen muestras de agua en conductos y canales, para realizar pericias. Deterioro ecológico.

17set2007lagacetatucuman.jpg

Mario Racedo, a cargo del Juzgado Federal Nº 2, está investigando el impacto ambiental que la actividad industrial, con sus efluentes líquidos, genera en acequias, arroyos y ríos pertenecientes a la cuenca del río Salí-Dulce, que desemboca en el dique El Frontal, en Santiago del Estero.
La actividad azucarera fue la primera industria que sufrió las consecuencias de la acción de la Justicia Federal.
Hasta el momento, el magistrado subrogante ha concretado allanamientos en 11 ingenios. Ellos son el Santa Bárbara, La Trinidad, Aguilares, Santa Rosa, Nuñorco, Fronterita, Bella Vista, Cruz Alta, La Florida, Providencia y San Juan.
En el caso del Corona está actuando Daniel Bejas, a cargo del Juzgado Federal Nº 1, mientras que Racedo se excusó de hacerlo respecto de los ingenios Concepción, Leales y Marapa, porque, cuando ejercía como abogado, había tenido causas judiciales relacionadas con ellos.
Todas las actuaciones (existe un expediente por cada establecimiento) tienen como origen la denuncia efectuada por el gobierno de Santiago del Estero, que originariamente se había dirigido a la Defensoría del Pueblo de la Nación, desde donde remitieron la presentación a la Justicia Federal de Tucumán, para que concretara la investigación correspondiente.

Esperan los análisis
Respecto de los 11 ingenios en los que interviene, Racedo ordenó que la unidad de Gendarmería Nacional, que trabaja en materia de delitos ambientales, extraiga muestras de los efluentes a fin de concretar los análisis de demanda biológica y química de oxígeno (DBO y DBQ), respectivamente. El juez subrogante espera los resultados de los estudios científicos para disponer otras medidas.
Las muestras fueron tomadas en los puntos en los que los canales o conductos -por medio de los cuales los ingenios descargan sus efluentes- se conectan con cauces de arroyos y ríos, que terminan en el lago El Frontal.
Desde hace varios años, el gobierno santiagueño se queja del deterioro ecológico sufrido por este último, como consecuencia de los desechos industriales.
El objetivo de las medidas, que fueron practicadas en presencia de representantes de los establecimientos industriales, es establecer si existe transgresión a las disposiciones de las leyes 24.051 (Residuos Peligrosos) y 25.675 (General del Ambiente).
Luego de los ingenios será el turno de las citrícolas, de los mataderos y hasta de los propios municipios del interior. En el caso de estos últimos, en relación con el sistema de cloacas y basurales.

17 SET 2007
FUENTE: La Gaceta  TUCUMÁN  ARGENTINA

Anuncios