AGUAS RESIDUALES URBANAS EN ÁREAS COSTERAS – ESPECIAL PARA EL DIARIO DE MADRYN, POR MIRIAM SOLÍS
Manejo de las aguas urbanas de tormentas

El manejo de las aguas de las tormentas en las ciudades implica no sólo resolver los serios inconvenientes que pueden ocasionar los grandes caudales, sino también considerar la carga de contaminantes que pueden transportar. Durante las épocas secas, la actividad de las ciudades y zonas circundantes va produciendo deposición de contaminantes atmosféricos sobre los edificios y toda la ciudad. A ello, se suma la contaminación propia del tránsito que aporta materiales por el desgaste de las cubiertas sobre el pavimento y sustancias por escapes y pérdidas de lubricantes y combustible, mas el polvo, suciedad y residuos de las calles, sólidos por el deterioro de los pavimentos, etc. Al producirse tormentas, al aporte del lavado de la ciudad se le suma material de erosión de los terrenos transportado por las fuertes escorrentías, derrames  desde pozos sépticos, vertidos ilegales de combustibles y aceites de automóviles a la red cloacal, de conexiones ilegales de cloacales y sólidos en los pluviales, etc. Se estima que, generalmente, el noventa por ciento de la contaminación llega a la planta de tratamiento o sitio de vuelco con los primeros 25 milímetros de una tormenta.

Estrategias
Hasta hace unos años el manejo de las aguas de tormentas se enfocaba puramente desde la incumbencia de ingeniería civil, sin embargo en la actualidad se requiere de un equipo multidisciplinario integrado por distintas ramas de la ingeniería civil, hidráulica, mecánica, eléctrica, de procesos, ambiental, hidroinformáticos y arquitectos. Por otra parte, la tendencia actual se va orientando hacia la reducción del caudal de las aguas de tormentas que entran al sistema colector -por ejemplo, mediante tanques de detención incluidos en la red pluvial-, el empleo de estrategias de almacenamiento para los grandes picos, la colocación de dispositivos para capturar selectivamente el flujo de las primeras horas, el manejo integrado de la red y la planta de tratamiento de aguas residuales, el diseño de sistemas colectores separados desde el origen -cloacales separados de aguas de lluvias-, diseño de redes cloacales que funcionen como bio-reactores, etc.
Debido a la importancia que reviste el transporte de contaminantes por las aguas de tormentas, en algunas ciudades de Inglaterra la legislación actual ya no autoriza la descarga directa de pluviales a las playas. Estos, ahora, son conducidos a tanques específicos que absorben los picos de caudal, antes del ingreso a la planta de tratamiento. En estos tanques, el agua es estacionada previamente, para luego ir ingresando lentamente al tratamiento. En algunos casos la superficie ocupada por estos tanques, dentro del predio de las plantas de tratamiento, llega a ser equivalente a unas cinco canchas de fútbol.

*Miriam Solís – Ingeniera Química – Master en Ciencias en Manejo de calidad de aguas
Profesional de apoyo a la investigación del CENPAT (CONICET).

16 SET 2007
FUENTE:  EL DIARIO DE MADRYN S.A CHUBUT  ARGENTINA

Anuncios