Ahora hablan de “ecosistema destruido” en el canal Este

Según ambientalistas, efectos similares se comprueban en el canal Oeste por los hidrocarburos

Los antiguos canales del Puerto La Plata son parte de “un ecosistema destruido” que no podrá ser recuperado “a menos que cesen los vertidos contaminantes”, según afirmaron organizaciones de defensa de medio ambiente de la Región. En los canales Este y Oeste -linderos con la refinería que opera Repsol-YPF- existen, según se indicó, “valores de hidrocarburos y alcalinidad” que hacen prácticamente imposible el normal desarrollo de la vida animal o vegetal.

“Si bien quedaron lejos -aunque los antiguos vecinos lo recuerdan- los tiempos en que la gente podía disfrutar de los canales como parte de un paseo, todavía sería posible restaurar un equilibrio ecológico”, señalan desde Nuevo Ambiente; la ONG que denunció la presencia “renovada y reiterada” de efluentes contaminantes, basándose en estudios realizados recientemente por la Dirección de Hidráulica bonaerense en las aguas superficiales de los cursos de agua.

Esos análisis corroboraron la existencia de hidrocarburos en una proporción “importante”, por encima de valores considerados tolerables, en gran parte del sistema de regulación hídrica que perteneció al Puerto y desemboca en el Río de La Plata, a través del delta del Río Santiago.

Según los expertos, los vuelcos de hidrocarburos en cursos de agua deterioran el recurso hídrico, y por consiguiente la fauna y la flora de su entorno. En aguas superficiales, generan una fuerte disminución de su contenido de oxígeno; la existencia de una película oleosa entre el agua y el aire tiene como consecuencia la disminución del proceso natural de auto-depuración del medio.

“Cuando se modifican factores como la tensión superficial, el pH y la temperatura”, explicaron los ambientalistas: “se pierde el equilibrio que permite la vida de los microorganismos y las algas, primer eslabón de la cadena del ecosistema”. En lo relativo a la fauna, además de los peces, las aves sufren el contacto directo con los cuerpos de agua o vegetación contaminada, y pueden envenenarse por ingestión de las sustancias. La flora ribereña también es perjudicada, ya que la presencia de hidrocarburos puede alterar el suelo en que se arraigan las especies vegetales, dejándolo estéril por años.

“Aunque las empresas traten de ocultar la situación con un sistema de aireación que se instaló hace tiempo, el estado de los canales muestra que los siguen usando para descargar residuos como si fueran piletas de decantación de las plantas” se disparó desde Nuevo Ambiente; “no se puede engañar a los vecinos que transitan diariamente la avenida 60 o residen en las zonas aledañas, acerca de los olores que perciben y las manchas que ven en el agua”.

La sigla “ph” refiere al “potencial del hidrógeno” en una muestra dada. Y marca el grado de acidez o alcalinidad que posee. En una escala del 0 al 14, el punto neutro -agua, en condiciones normales- es 7. Según los estudios de Hidráulica, ese valor “tolerable” fue superado en varios sectores de los canales; en las inmediaciones del ex Club YPF -canal de Reunión-, el ph detectado fue de 12,1, superior incluso al del amoníaco -11,5-.

Repsol-YPF afirma que “desde hace una década no se vuelcan efluentes de la Refinería en el canal Este”. Y que “a fines de 2002 se inició un trabajo de recuperación de los canales, mediante parrillas aireadoras que inyectan al agua oxígeno y nutrientes que facilitan la degradación de los contaminantes. Las manchas que podrían parecer hidrocarburos son en realidad restos de algas muertas y en descomposición”.

Los voceros de la empresa agregaron que “las mediciones y acciones tendientes a la recuperación de los canales evidencian una importante mejora, que puede ser percibida a simple vista por los vecinos que conocen la contaminación histórica que han sufrido estos canales”.

16 AGO 2007
FUENTE: Diario El Día BS.AS. ARGENTINA

Anuncios