Argentina: Informe desde adentro de una celulosa

Decidido a informar lo que es una celulosa por dentro de la misma, en un término de 9 años trabajados y comprobables, he leído y oído notas y entrevistas de profesionales de nuestra ciudad-Concepción del Uruguay-que hasta donde sé, han realizado su carrera aquí y no conocen por dentro lo que es una celulosa, poniendo en duda todo lo peligroso que éstas nos van a dejar dentro de poco.

Decidido a informar lo que es una celulosa por dentro de la misma, en un término de 9 años trabajados y comprobables, he leído y oído notas y entrevistas de profesionales de nuestra ciudad-Concepción del Uruguay-que hasta donde sé, han realizado su carrera aquí y no conocen por dentro lo que es una celulosa, poniendo en duda todo lo peligroso que éstas nos van a dejar dentro de poco, cuando arranquen; o de visitas a Finlandia, por pocos días, con una realidad muy distinta de lo que es la Comunidad Europea y nuestros países de aquí del Sur. “Escucharon que las dioxinas volaban y llevaron un medio mundo para atrapar algunas y saber cómo eran. No las pudieron encontrar. Entonces, no existen”. ¿Esperaban ver al personal con escafandras de buzo para trabajar? No, no es así. Y siguen dudando ¿de qué?

Cuando regresé de Misiones, en el año 1992 comenzamos a contar lo que vivimos, sobre deformaciones genéticas-que se fueron comprobando-y otras enfermedades de la piel y pulmones, etc. Por supuesto, nadie nos creía como hasta el día de hoy que se ha mostrado la realidad por televisión. Los últimos datos que poseo son los vestigios de lluvia ácida en las cercanías de Posadas. Esto implica en línea recta desde la celulosa de Alto Paraná, en Puerto Esperanza, unos 200 km. ó más. ¿Por qué creen Uds. que estos buenos empresarios vienen a estos pagos? Muy sencillo, en Europa no pueden hacer lo que harán aquí. ¿Se imagina cuánto les costaría tomar agua para su producción extrayéndola después de sus propios efluentes? Caso Botnia, Alto Paraná, etc.

En un domingo de mis tareas tuve que atender una emergencia producida por un instrumento en el depósito de ácido sulfúrico al 98%. Éste se derramó y tuve que, por medio de bombas de inmersión, tirar el excedente al río Paraná. Sí, al río Paraná, con la orden del Superior de Planta Química. Ni hablemos de la corrosión en todos los ambientes, los teléfonos por dentro eran negros, los semiconductores se cortaban por la corrosión. La producción manda, la fábrica está diseñada para 550 ton/ día, pero se hacían marchar a más de 800 ton/día, a nosotros nos daban una porción de torta por los records. Las protecciones eléctricas de los motores se ponían un 25 % por encima de la corriente nominal, para lograr estos objetivos, hasta que se quemaban. Téngase en cuenta que trabajaban las 24 horas sin parar.

Cuando existía una denuncia y se hacía presente el Ministerio de Trabajo a inspeccionar, no sé qué? Pues la dirección de la fábrica estaba advertida. Entonces, se bajaba el ritmo de la producción y allí nadie encontraba nada. Bastaba que estos funcionarios estuvieran fuera de la fábrica para que todo siga igual: escapes de dióxido de cloro y cuanto ácido existe en el proceso. Tuve la desgracia de perder un compañero, bombero él, que quedó atrapado en una fuga de gas, el otro socorrista está vivo pero quedó inútil su sistema nervioso. Cuando los números no cierran, la economía es la más sencilla: reducir el mantenimiento, no se controla el PH de los efluentes y lo que NUNCA SE CONTROLÓ ES LA TEMPERATURA DE LOS EFLUENTES PARA VOLCAR AL RÍO.

La protección obligatoria que teníamos era portar además del casco de seguridad-(relativo) pues a un compañero le atravesó su cabeza a pesar del casco, un caño que cayó sobre él- la máscara para escape del dióxido de cloro que los filtros tenían una duración de 3 minutos, para salir del lugar. Ni hablemos de los derrames de soda cáustica y trementina, entre tantos.

Lo otro es la explotación de los montes naturales produciendo un desastre ecológico inigualable y tierras que después de un número determinado de veces de plantar el pino, esta tierra queda inutilizada. Ni hablar de la explotación humana que puedo asegurarles, viven mejor muchos animales que ellos. Débiles e ignorantes personas, mal alimentadas, teniendo en sus espaldas los arneses que aseguraban las motosierras, morían desangrados dada la cantidad de horas-16 como mínimo- que trabajan, cuando intentaban con la espada cortar el pino, ésta rebotaba y les daba en su ingle ó en el cuello. Ninguno llegó con vida a los centros cercanos de atención porque no es fácil salir de las picadas misioneras, dentro de los montes, dado que son senderos para entrar o salir.

El pueblo uruguayo está perdiendo y perderá más, se les ha dado todos los beneficios a estos invasores, todo el regalo del mundo y el Uruguay no verá un peso. El tiempo se los demostrará, como lo hizo en Misiones. Estas fábricas con 15 personas se ponen en marcha y se mantienen, por eso no le afectan los paros. ¿Dónde está el empleo para los uruguayos? ¿Cuál es el beneficio?, y nosotros qué?… ¿POR QUÉ CONCEPCIÓN DEL URUGUAY ES TAN INDIFERENTE A ESTO? ¿POR QUÉ TANTO SILENCIO?

Esto es un bosquejo de parte de mi vida laboral, desarrollada en ALTO PARANÁ S.A. Solo ante tanta despreocupación me resta desearle: MUCHA SUERTE a los que producen algo y exportan, pues a Europa no entrarán más sus productos y sino miren a Misiones con Alto Paraná.

ecoportal.net

Edgardo Luis Quinodoz *

* Ex técnico de Alto Paraná. S.A.
Miembro de ONG VIDA- Concepción del Uruguay, Entre Ríos.
RED NACIONAL DE ACCION ECOLOGISTA

26 JUL 2007
FUENTE: Ecoportal.net  E. RÍOS  ARGENTINA

Anuncios