Preocupa el uso indiscriminado de plaguicidas en la región
Académicos revelan la importancia de monitorear los suelos para establecer si realmente se están aplicando los plaguicidas de una forma correcta y evitar además, que se contaminen las aguas subterráneas. También se constató la presencia de productos prohibidos de alta persistencia.

En el marco de las jornadas de la Semana del Alimento Sano, la representante del laboratorio de Cotoxicología del laboratorio de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Mar del Plata, Mariana González, brindó algunas especificaciones.

“En nuestros estudios hemos detectado la persistencia en, por ejemplo, un sedimento de agua en una laguna. El tema es que durante una fumigación hay una dispersión normalmente de un 97%, de acuerdo a los vientos y a su vez hay lavado de suelo cuando llueve, hay transportes de sedimento hacia el cuerpo de agua. Entonces, lo cierto es que, un plaguicida que se aplicó hacia un buen cultivo, quizás con una buena práctica, a una concentración que se tenía que aplicar; si durante su aplicación se dispersó puede alcanzar el cuerpo de agua, entre otras cuestiones”, destacó la especialista.

Incluso manifestó que otro problema puede darse en caso de que existan lavados de recipientes de insecticidas en los cuerpos de agua. “Si se hace un lavado en un arroyo, ese lavado generalmente puede llegar al mar, a una laguna, además de afectar a los peces o el alimento”, enfatizó.

Sin embargo, aclaró que el impacto del uso del suelo sobre el agua es bajo, si se compara con estándares internacionales. “En realidad detectamos la presencia de estos plaguicidas, de procesos de transporte y dispersión de estos plaguicidas desde las zonas de aplicación hasta el medio natural, pero en casi ningún caso estamos hablando de concentraciones alarmantes”.

No permitido

Por otra parte, González consideró que para un uso razonable y que se ajuste a las reglas sanitarias, es importante que el gobierno “evalúa el impacto de los productos que se están aplicando actualmente, tanto en la producción agrícola intensiva (es decir, el sistema de cultivo de trigo, soja y girasol) como en una producción hortícola”.

También especificó que -a través de ciertos estudios académicos- se constató la presencia de agroquímicos que están prohibidos para su uso, aunque aclaró que esto podría haberse visualizado a raíz de la alta persistencia de agroquímicos que han sido utilizados hace dos o tres décadas.

“Es razonable encontrarlos porque, por ejemplo, cuando nosotros estamos hablando de plaguicidas organoclorados, pueden tener una vida media en suelo de entre 20 y 30 años, y hace sólo 10 años que están prohibidos”.

González sintetizó que los datos relevados dejan al descubierto que “se observan agroquímicos prohibidos en zonas como quintas de tipo orgánico”.

16 MAY 2007
FUENTE:  BS.AS.  ARGENTINA
http://www.abierta.tv/mardelplata/notasmdp/57748-Preocupa_el_uso_indiscriminado_de_plaguicidas_en_la_region.aspx

Anuncios