Volvió a foja cero la causa por contaminación contra la citrícola Trapani

En un fallo dividido, la Cámara Federal de Apelaciones revocó el procesamiento sin prisión preventiva de cuatro directivos de la empresa Vicente Trapani S.A y declaró la falta de mérito a favor de los imputados. Pero ahora, el juez que interviene deberá profundizar la investigación para determinar si la citrícola arrojó o no residuos tóxicos y peligrosos en el Canal de Desague Los Nogales, poniendo en riesgo la salud de la población. Está en duda si la firma cumplió con los plazos del Plan de Producción Limpia.
Un nuevo fallo de la Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán frenó las imputaciones contra cuatro directivos de la citrícola Vicente Trapani S.A, sospechados de arrojar residuos peligrosos en Los Nogales poniendo en peligro la salud humana. En una resolución del 26 de abril pasado, la CFA revocó los procesamientos sin prisión preventiva y dictó la falta de mérito a favor de los procesados. En ese sentido, recomendó al Juzgado interviniente que resuelva la situación procesal de los imputados profundizando la investigación que data desde 2002.

Vicente Trapani, Beatriz Trapani, Silvia Trapani y Raúl Soria, fueron procesados sin prisión preventiva por el Juzgado Nº 2, a cargo en ese entonces por el ahora juez destituido Felipe Terán, luego de concluir que existían elementos probatorios para considerarlos presuntos autores, penalmente responsables del delito penado por el artículo 55 de la Ley 24.051 de Residuos Peligrosos. También se fijó un embargo sobre los bienes de propiedad de los procesados por un monto de 100.000 pesos, por cada uno de ellos. Pero luego, la medida fue apelada por la defensa de los acusados, que sostuvo que “no habría un solo elemento de prueba en la causa del cual surja que los efluentes de Vicente Trapani S.A sean peligrosos para la salud humana”.

La causa se inició en 2002 con la denuncia de los vecinos de Los Nogales y Las Talitas contra la citrícola por el vertido de residuos tóxicos y peligrosos en la cuenca hídrica conocida como Canal de Desague Los Nogales, lo que estaría ocasionando graves daños contaminantes.

En el fallo, la falta de mérito fue avalada por el presidente de la Cámara Federal, Raúl David Mender, y los jueces camaristas Ricardo Sanjuán y Marina Cossio de Mercau. En los fundamentos de su voto, Mender expresó que si bien no hace lugar a los planteos de nulidad de la sentencia de primera instancia, se pronuncia “al menos por ahora” por la revocación de los procesamientos en todos sus términos. “Todos estos elementos probatorios (constancias documentales, informes del Siprosa y de la Dirección de Medio Ambiente de la provincia) no alcanzan por ahora para satisfacer el grado de suficiente convicción requerido para el dictado de un procesamiento en contra de los imputados”, según expresa en el escrito judicial. Pero aclara inmediatamente que tampoco corresponde sus sobreseimientos. “El juez a-quo deberá ahondar la instrucción en procura de determinar, fehacientemente, el peligro o no para la salud humana, de los residuos del establecimiento industrial de la firma. También deberá determinar la veracidad de lo sostenido por la defensa de los imputados respecto a que los efluentes de la fábrica son trasladados mediante sistema de bombeo contra corriente hasta un sistema de baterías de lagunas para luego sin pasar por ningún asentamiento poblacional dirigirse hasta la desembocadura del Río Salí”, sostuvo.

Por su parte, Sanjuán y Cossio de Mercau, en coincidencia con los argumentos de Mender, agregaron que deberá verificarse el cumplimiento del Plan de Producción Limpia al que está adherida la empresa desde 2003, comprometiéndose a disminuir la contaminación en un plazo de 3 años.

En cambio, los jueces camaristas Graciela Fernández Vecino y Ernesto Wayar ratificaron los procesamientos al sostener que “los imputados habrían contaminado el agua de modo peligroso para la salud mediante la inobservancia de los reglamentos u ordenanzas que regulan la eliminación de residuos peligrosos”. A esto, agregaron que a dos años de haberse comprometido en el Plan de Producción Limpian “no se advierten avances sustanciales en el saneamiento y prevención de la contaminación en sus efluentes, en desmedro de la normativa ambiental vigente”.

En el expediente judicial, también consta el testimonio de un propietario de una cantera, Mario César Martín, quien denunció que en ese predio, ubicado en la localidad de Las Cañitas, al margen del Río Salí, desemboca la acequia que trae efluentes de las lagunas anaeróbicas. Martín confirmó que el agua del canal tenía una coloración verdosa y con olor nauseabundo, que produce picazón de naríz y ardor en la vista. Además, acotó que el efluente provocó la mortandad de peces y que el agua del río es utilizada más abajo por los lugareños para consumo humano y animal.

En julio del año pasado se sumó otra denuncia de la Policía Ecológica que constató la contaminación que estaba sufriendo Antonio Rulfi, propietario de un criadero de peces “Granja de Acuicultura y Turismo Yacu Huasi”, ubicado en Las Cañitas (Los Nogales), como consecuencia de los efluentes industriales. “Por el volcado de efluentes industriales se han producido graves daños y, en junio de 2004, por los desbordes, ya se llegó a envenenar y contaminar de modo mortal una gran población de peces de las lagunas 4 y 5”, señala el escrito judicial. De hecho, en un análisis del agua de la llamada Laguna Nº 5 de ese lugar, realizada en julio del año pasado por la Sociedad Aguas del Tucumán (SAT), se observaron valores más altos que los permitidos de amoníaco, nítridos y oxidabilidad.

La causa se inició a mediados de 2002 en base a la denuncia de vecinos de esa localidad y de Las Talitas, ante Fiscal General del Ministerio Público Fiscal, Antonio Gómez, presentada por la División Ecológica de la Policía de Tucumán. Las investigaciones comenzaron en abril de 2003 en la zona contaminada por personal del Siprosa y de la Policía Ecológica, con la colaboración de Gendarmería Nacional.

Las conclusiones de la actuación preliminar del Ministerio Público Fiscal

*Los vuelcos de efluentes industriales de la firma Vicente Trapani S.A se mantienen por todo el canal, según un informe del Siprosa.

* El agua del canal presenta índices de contaminación mediante parámetros en DBO, PH, O2 Dis, sólidos sedimentables y residuos flotantes, los que se encuentran muy por encima de lo establecido por las normas vigentes.

* La contaminación del canal habría generado daños en la vegetación de la zona y sería la razón de problemas respiratorios en niños y de la eliminación de vida silvestre (en particular de la fauna acuática), generando problemas en las cosechas por la sedimentación del suelo.

*Se habría denunciado un brote de hepatitis A en menores que habitan en la zona.

* En las laguna del criadero de peces Yacu Huasi se habría producido la muerte de peces de casi todas las especies, a consecuencia de la contaminación del agua por el vertido de efluentes industriales emergentes de la citrícola.

* Problemas de dermatitis en los niños que se bañan en el río, según indicó una enfermera del CAPS ubicado en la ruta 305 La Granja.
15 MAY 2007
FUENTE: PRIMERAFUENTE.COM.AR   TUCUMÁN  ARGENTINA
http://www.primerafuente.com.ar/nota.asp?id_seccion=2&seccion=&id_nota=34538

Anuncios