Peligra el Acuífero Guaraní por la perforación indiscriminada de pozos
 

El organismo señala que, si bien existe un manual de construcciones, nunca entró en vigencia. En las provincias no hay reglamentaciones. El auge de las termas pone en riesgo a uno de los reservorios de agua dulce más importantes 
 
 
 
La llaman el “oro azul” y no por los colores de Boca Juniors. Aunque sí hay una mínima coincidencia: es tan escasa que la humanidad podría terminar con la boca seca.
En el planeta sólo hay 2,5% de agua dulce -apta para consumo humano-. El resto, 97,5%, es salada. Pero hay otro dato aun mas desalentador: el Acuífero Guaraní, uno de los reservorios de agua dulce más importantes del mundo, corre riesgo de aumentar la salinidad por la perforación indiscriminada de pozos destinados al negocio de las termas.
En 1994, Entre Ríos estrena la primera perforación termal del Acuífero Guaraní, con aguas cristalinas y caudalosas que surgen desde 1.260 metros de profundidad en Federación. Hoy, la provincia ya cuenta con más de diez perforaciones. En Santa Fe hay temores porque existen dos emprendimientos de aguas termales que podrían provocar la contaminación del Acuífero Guaraní y de otros conductos de agua dulce.
La Auditoría General de la Nación elevó en marzo último un informe al subsecretario de Recursos Hídricos, Fabián López, en el que advierte sobre la falta de controles. La AGN auditó, durante el período mayo de 2003 – septiembre de 2006, la gestión ambiental de la subsecretaría con relación al Proyecto para la Protección Ambiental y Desarrollo Sostenible del Sistema Acuífero Guaraní. Para la iniciativa, el Banco Mundial donó 13.400.000 de dólares a Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, los cuatro países por donde corre el Acuífero Guaraní. El valor total del programa que comenzó en 2003 asciende a 26.760.000 de dólares.
Según el informe de la AGN, “los importes correspondientes a las contrapartidas nacionales de Argentina y Brasil son los que están más demorados respecto de los de Uruguay y Paraguay”. Existe tanta morosidad que la finalización del informe fue prevista para 2006, pero el Consejo Superior de la Dirección del Proyecto aprobó una prórroga: 30 de enero de 2009. Mientras tanto, la falta de controles y reglas atenta contra el Acuífero Guaraní. Por caso, la AGN señala que, si bien existe un Manual de Construcción de Pozos Profundos, éste nunca fue aplicado porque falta la aprobación de las legislaturas.
Los geólogos María Santi, jefa del área Aguas Subterráneas de la Dirección de Hidráulica de Entre Ríos, Roldolfo Palazzo, representante de Santa Fe en el Proyecto, y Juan Ledesma del Uruguay, elaboraron el manual.
La AGN visitó Concordia durante 2006 y encabezó una reunión con funcionarios y representantes de varias provincias. Todos coincidieron en que había que frenar nuevas perforaciones y cerrar definitivamente las salinas. Allí surgió la idea de elaborar un reglamento para la construcción de pozos. Durante el encuentro, Palazzo, el representante de Santa Fe, advirtió: “No sabemos cómo manejar las tremendas expectativas que algunos equipos de consultores han levantado en las localidades del interior respecto al turismo, por la posibilidad de que el agua del acuífero a los 1.000 o 1.300 metros sea buena. Evidentemente, al no tener un Código de Agua aprobado no podemos parar a esta gente. Y el temor es que hagan las cosas mal. Nuestros acuíferos son someros, en algunos casos explotamos acuíferos freáticos, donde a 10, a 8, a 4 metros sacamos agua. Entonces, si tenemos calidades como la del Oeste de Entre Ríos (Salada) podemos llegar a causar un perjuicio tremendo en la zona. Y más no teniendo normas técnicas definitivas que protejan esa formación a explotar”.
Según el informe, están apareciendo aguas del Acuífero saladas, especialmente en Entre Ríos. En la actualidad, las perforaciones no tienen una parte superior de encamisado que las aísle. Palazzo explicó a Hoy que “antes de hacer una perforación es clave un estudio previo”. Y señaló: “En Santa Fe están sacando agua de un pozo que tiene hasta cinco veces más de sal que la que concentra el agua de mar. Esto es 100 gramos por litro de sal. Son salmueras. Esto es muy peligroso porque si las perforaciones no están bien hechas contaminan el resto de los acuíferos de agua dulce”.
El informe indica: “Sin duda, es necesario un proyecto transfronterizo, porque evidentemente el flujo subterráneo no reconoce fronteras. Toda acción realizada en estos sectores puede originar efectos en cualquiera de ellos, por la acción de los conos de depresión. Una sobreexplotación o una contaminación no tienen lugar geográfico: en determinadas condiciones, pueden llegar a contaminar la cuenca en cualquier sector”.
“En Santa Fe hay dos proyectos termales, uno en Calchines y otro en Timbúes, pero apelamos a la conciencia de los empresarios para que hagan las cosas bien”, indicó Palazzo. Claro, la opción es encomendarse a la “conciencia de los empresarios” porque no existe un marco legal.
Santi, jefa del área Aguas Subterráneas de la Dirección de Hidráulica de Entre Ríos, señaló a Hoy que “es fundamental que el pozo esté correctamente entubado, para que no haya pérdidas ni filtraciones”.
Sin embargo, el titular de la cátedra de Hidrogeología de la UBA, Miguel Auge, indicó a Hoy que “en la Argentina sólo una empresa estaría en condiciones de hacer pozos que no pongan en peligro al Acuífero. Brasil, en cambio, tiene más experiencia. Son sistemas muy sofisticados. Primero hay que hacer el pozo, después colocar el tubo y entre el espacio que queda entre ambos hay que cementar para evitar filtraciones”.
Para Auge, la clave está en que las provincias de Entre Ríos, Corrientes, Misiones y Santa Fe acuerden criterios para la construcción de pozos. “Tiene que haber una reglamentación. Hay que determinar cuántos pozos pueden hacer y a qué distancia. En Santa Fe, por ejemplo, hay agua salada. Pero al ser surgente, esto siginifica que tiene fuerza hacia arriba, puede contaminar acuíferos de agua dulce que están a sólo 50 metros de profundidad”.
Auge participó de la elaboración del Proyecto hasta que, según contó a este diario, el Banco Mundial optó por el trabajo de consultoras internacionales en detrimento de la colaboración de las universidades nacionales que cooperaban con el programa. “Las universidades habíamos proyectado un gasto de 6 millones de dólares, 20 millones menos del presupuesto final. Y ya habríamos terminado con el trabajo”, advirtió.
¿Es posible cumplir con la recomendación de cerrar los pozos salinos y suspender las nuevas perforaciones?, preguntó este medio. “Soluciones técnicas siempre hay. Pero parece difícil que por ejemplo cierren las termas Arapey, las más importantes del Uruguay. Este es mas bien un conflicto político-económico”, contestó Santi.
Para fin de año, el equipo que conforma con Palazzo y Ledesma proyecta estudiar uno por uno los pozos del Acuífero Guaraní, pero hay una limitación. “Todavía no sabemos si vamos a contar con los recursos económicos para hacerlo”, advirtió Santi a Hoy.
Todas las dudas que presenta esta nota esperaban una respuesta en 2006, con la finalización del Proyecto para la Protección Ambiental y Desarrollo Sostenible del Sistema Acuífero Guaraní, que financia el Banco Mundial. “Hicieron apenas a una tercera parte y no hay información porque el Banco Mundial no la da”, indicó Auge. El nuevo plazo es el 30 de enero de 2009.
¿Llegarán esas respuestas antes del Bicentenario?
María Fernanda Alonso 
02 MAY 2007
FUENTE: DIARIOHOY.NET  BS.AS. ARGENTINA
http://www.diariohoy.net/vx/verNoticia.phtml/html/268517224/200705021237/Peligra-el-Acu%EDfero-Guaran%ED-por-la-perforaci%F3n-indiscriminada-de-pozos/
 

Anuncios