REPSOL REALIZÓ NUEVAS PERFORACIONES PARA CONTROLAR LA CONTAMINACIÓN

La pluma contaminante se mueve bajo tierra. La empresa recolocó freatímetros en seis lugares alejados de la zona donde están llevando adelante tareas de remediación. Quieren controlar hacia dónde se mueve la mancha.

La empresa Repsol YPF realizó esta semana seis perforaciones en la Ribera de Quilmes, fuera del radio de remediación del derrame de hidrocarburos ocurrido hace 18 años.
Los vecinos observaron una cuadrilla que realizó las perforaciones para instalar freatímetros. Según explicó un vocero de la empresa, había seis de estos aparatos para medir el nivel de la napa y su contaminación, que habían desaparecido.
Los vecinos, por su parte, desmienten que hubieran existido estos freatímetros con anterioridad, y consideraron que finalmente, tras numerosas denuncias vecinales, la firma aceptó colocarlos fuera del área de remediación.
Se recordará que el derrame de hidrocarburos ocurrió cuando se realizó en 1988 una perforación del poliducto que atraviesa el Distrito, con fines de robo. La empresa asegura que fue la única perforación, y que si afloró el combustible hace cinco años, fue por el fenómeno de las napas en ascenso. El lugar donde inicialmente afloró la pluma de contaminación, fue en España y calle 78.
Repsol colocó una planta de extracción del fluido en ese lugar, y centenares de pozos en el área de remediación, que absorben el agua que se acumula y que está contaminada con hidrocarburo.
Los vecinos insisten en que el poliducto se pinchó en varios puntos, hecho reiteradamente negado por la empresa. Ayer, el vocero de la firma reiteró la negativa: un aparato inteligente denominado scraper recorre por dentro del poliducto de Dock Sud a Ensenada, y revela cualquier anomalía que pudiera encontrar en el ducto. El scraper no ha evidenciado ninguna filtración en Quilmes en los últimos años, asegura YPF.
Los ribereños, en cambio, consideran que las perforaciones realizadas esta semana en la zona no son más que la prueba de que la contaminación con hidrocarburo avanza.
La empresa, en cambio, admite que la pluma contaminante se mueve, conforme a que se mueven las aguas subterráneas de las napas. En todo caso, advierten que la pluma se expande, no que se agranda.
01 FEB 2007
FUENTE: Perspectiva Sur & Noticias On-Line  BUENOS AIRES  ARGENTINA
http://www.perspectivasur.com/noticias/800.htm

Anuncios