PASTERAS, UN CAUCE DE SOLUCIÓN

El conflicto con Uruguay por las pasteras lleva ya muchos meses y sólo se lo ha manejado desde el punto de vista político. Creo importante hacer una propuesta diferente del tema que, opino, sería una forma razonable de acercarnos a su solución. Esta consiste en la evacuación de los líquidos que salen de la planta por medio de un conducto de poco más de 100 kilómetros de distancia, para que éstos se descarguen en el Río de la Plata. Solución que resolvería los problemas de contaminación del río Uruguay y llevaría tranquilidad a los vecinos de Gualeguaychú.

El río Uruguay tiene un bajo caudal de estiaje entre los meses de mayo y octubre: sólo 500 metros cúbicos por segundo de valor medio. Botnia dice que va arrojar al río un efluente -resultante de los procesos químicos para blanquear la pulpa de papel- de un metro cúbico por segundo (1m3/s), lo cual representa un 0,2 % de dicho caudal que puede no alcanzar para diluir los productos químicos que contiene el efluente.

Debemos también tener en cuenta que, en la zona de Fray Bentos, el río escurre a baja velocidad y que ésta disminuye aún más cuando recibe el efecto de las mareas del Río de la Plata y de los vientos del Oeste. Cuando la planta funcione, este fenómeno va generar la concentración de los productos químicos, lo cual, sumado a la elevación de la temperatura del agua, deteriorará su calidad, poniendo en peligro la vida de los peces y produciendo otros efectos nocivos al hábitat natural.

Un río de estas características exigiría que, además de los estudios de impacto ambiental específicos para cada emprendimiento, se realizaran estudios globales que tuvieran en cuenta el impacto de otros procesos contaminantes que ya existen. La Comisión Administradora del Río Uruguay, que administra el río desde 1973, debería hacerse cargo de esta tarea.

El Río de la Plata, principal tributario de los ríos Uruguay y Paraná, tiene un caudal de 20.000m3/s. Este valor es 40 veces superior al que tenemos frente a Gualeguaychú, y asegura la dilución de los efluentes de la planta. La construcción de un conducto de evacuación de los efluentes resultantes de proceso de producción de Botnia hasta el Río de la Plata sería una solución factible a la contaminación del río Uruguay.

Hoy existen tecnologías que permiten realizar este tipo de obras, con metodologías relativamente simples y con costos acotados. Una solución similar a la que se propone aquí fue adoptada por la empresa ENCE, al decidir reinstalar su planta en las inmediaciones de la ciudad de Colonia, sobre el Río de la Plata.

Un problema adicional es el de la contaminación del aire. Este se podría resolver con la creación de una comisión binacional, con la participación de las partes interesadas -vecinos del Gualeuguaychú y Fray Bentos-, que controle las emisiones de gases a la atmósfera.

La consideración de lo aquí propuesto acercaría una forma de destrabar el conflicto con nuestros hermanos uruguayos.

Por Juan Carlos de la Peña
Para LA NACION

El autor es presidente del Partido Demócrata Cristiano (Córdoba).
Link permanente: http://www.lanacion.com.ar/877716

24 ENE 2007
FUENTE: LA NACIÓN   ARGENTINA
http://www.lanacion.com.ar/Archivo/nota.asp?nota_id=877716

Anuncios