TRONCO POZO, UNA ZONA RURAL CON CONTAMINACIÓN URBANA

Vecinos exigen que el municipio caroyense haga cumplir normas ambientales.

Corresponsalía

Colonia Caroya. El centro vecinal de Tronco Pozo -una zona rural ubicada dentro del ejido de Colonia Caroya que abarca 57 lotes de 25 hectáreas cada uno y alberga a unos 750 habitantes- reclamó a las autoridades que hagan cumplir las ordenanzas en cuestiones que afectan al medio ambiente y también a la convivencia entre los vecinos.

Cansados de hacerlo por nota y en forma personal al Departamento Ejecutivo y a los concejales, los vecinos decidieron hacer público su malestar por lo que consideran una sucesión de incumplimientos de la administración de Héctor Nanini.

El aspecto más grave tiene que ver con el abandono en que se encuentra el basural donde se arrojan los residuos de toda la ciudad. El predio no cuenta no seguridad, puede ingresar cualquiera y viven ahí al menos 12 familias que subsisten gracias al cirujeo. Allí los residuos no se clasifican ni se entierran, y están permanentemente ardiendo, por lo que generan un humo que molesta a todo ese sector.

Teresa Peman, una vecina, narró su preocupación: “Hay una ley nacional que dice que no podés tener un basural a cielo abierto y eso está por encima de cualquier ordenanza. Como estará de mal la cuestión que un funcionario nos alentó a que nos juntemos y reclamemos nosotros porque aseguró que él no podía hacer nada. Es gravísimo porque ese basural se quema constantemente y genera una contaminación terrible”.

Idéntico malestar mostró Patricia Batalla, quien se animó a resumir el objetivo de los reclamos: “Nuestra necesidad es tener una mejor calidad de vida y vemos, además, que esa necesidad está resguardada por ordenanzas. Lo único que queremos es que las apliquen”. Batalla recordó que los concejales aprobaron una ordenanza declarando emergencia ambiental en todo el ejido caroyense por el término de 180 días, pero aseguró que no ha visto avances normativos para cuando se termine ese plazo, previsto para marzo.

En una carta abierta, los vecinos de Tronco Pozo enumeraron otras problemáticas que afectan a esa zona. Un ejemplo es el caso de las canteras para la extracción de áridos que fueron recientemente intimadas a regularizar su situación e, incluso, cinco de ellas fueron clausuradas. No obstante, la ordenanza 568 prohíbe la extracción de tierra en todo el ejido y es la norma que está vigente.

Se menciona también en la carta la violación a la ordenanza 1194/3 que especifica puntualmente cuáles deben ser los requisitos para habilitar los diferentes emprendimientos de producción intensiva de carnes. Sólo seis están habilitados, otros 11 no lo están ni podrían estarlo según la normativa vigente, pero funcionan todos.

Idénticos argumentos podrían utilizarse para las fábricas de ladrillos que hay en el sector y para el derrame de desechos industriales que vino haciendo una importante industria en un predio privado que está pegado al cauce del río Carnero. El medio ambiente se sigue afectando y nadie lo defiende.

Víctor Ducló, presidente del Centro Vecinal de Tronco Pozo, sumó su punto de vista a las críticas: “¿De qué zona rural me hablan si -menos cartero- tenemos todos los servicios? La luz y el teléfono que nos cobran dice en la factura residencial. Incluso para edificar nos regimos por la ordenanza de zona urbana”.

Ducló reconoció que viene trabajando con un grupo de personas vinculadas a la Unión Cívica Radical de cara a las elecciones municipales de este año pero negó que estuviese politizando los reclamos de Tronco Pozo.

LINK A IMAGEN

22 ENE 2007
FUENTE: LAVOZ.com.ar CÓRDOBA  ARGENTINA
http://www.lavoz.com.ar/07/01/22/secciones/grancordoba/nota.asp?nota_id=37661&origen=relacionadas

Anuncios