LA FISCALÍA FEDERAL INVESTIGARÁ LOS ESTUDIOS MINEROS EN SIERRA

La Justicia Federal pretende saber si se produjeron daños ambientales en el sector de más de 40 mil hectáreas de superficie declarado por la Provincia como “área de reserva minera”.

La Fiscalía Federal de Bahía Blanca solicitó diversos informes sobre las tareas de exploración minera que se realizaron en los distritos de Tornquist y Saavedra, en los últimos meses, con el objetivo de determinar si fueron violadas o no las leyes que protegen el medio ambiente.
Los informes fueron solicitados –con carácter urgente– por el fiscal general Hugo Omar Cañón, a instancias de un pedido del titular de la Unidad de Investigaciones Ambientales de la fiscalía, doctor Gabriel Darío Jarque, en el marco de la investigación preliminar que lleva el número 84/2007.
En primer lugar, el doctor Hugo Omar Cañón le ordenó al intendente municipal de Tornquist, Marcelo Buschi, que envíe copia certificada de todas las constancias que sobre el tema obren en la comuna.
Una nota en términos similares fue remitida al director provincial de Minería de la Provincia de Buenos Aires. La respuesta tendrá que incluir específicamente la documentación reunida en el marco de la disposición Nº 045 del ministerio de Producción dictada en el expediente 21.600-5013/05, del 28 de julio de 2005.
La investigación incluye otro pedido de informes al diputado provincial Gerardo Rattero (anterior intendente de Tornquist), y a la subsecretaría bonaerense de Industria y Minería.
Por último, al Centro de Investigaciones Geológicas de la Universidad Nacional de la Plata, Cañón le reclamó que informe si le fueron encargados estudios geológicos referentes a la posibilidad de explotación de minerales en Sierra de la Ventana.
En caso afirmativo –recalcó el fiscal–, se deberán indicar los datos completos de la persona, entidad o autoridad que solicitó tales estudios.
La lucha continúa

Lejos de aquietar las aguas, el anuncio del ministerio de la Producción sobre el resultado negativo de los estudios tendientes a descubrir minerales metalíferos preciosos en Sierra de la Ventana despertó una nueva lucha por parte de los vecinos de la localidad.
Esa lucha tiene como objetivo –tal como lo ratificaron ayer en Bahía Blanca los referentes del grupo Vecinos Autoconvocados, de la comarca serrana– que quede sin efecto la disposición del área provincial de Minería que declaró a la zona como “área de reserva minera”.
Hasta que eso no ocurra –indicaron– permanecerán en estado de alerta permanente.
El grupo –dependiente de la Asociación Ambientalistas Raíces de Ventania– viene trabajando en pos de la concientización de la población desde hace poco más de un mes, con muy buenas respuestas.
De hecho, el pasado martes por la noche se realizó una asamblea abierta que contó con la participación de más de 500 vecinos de Sierra de la Ventana, quienes rechazaron en forma unánime cualquier tipo de actividad minera, contaminante o no, en la zona serrana.
Durante ese encuentro, los presentes subrayaron que no bajarán los brazos hasta lograr que se retire la resolución del ministerio de la Producción bonaerense que declaró a un sector del sistema de Ventania, de más de 40 mil hectáreas de superficie, como “área de reserva minera” (disposición Nº 045 CDE, expediente Nº 21.600-5013/05).
Para ello, anunciaron que contarán con el apoyo del abogado Guillermo Marchesi, quien comenzará con las gestiones para pedir los informes correspondientes.
“Sabemos que hasta que salga una resolución favorable a nuestro pedido, el tema va a tener cierto tiempo de camino, pero lo importante es solicitar y pedir en forma directa la información. Necesitamos que la dirección (de Minería) sea la que conteste, porque hoy sólo tenemos rumores o contestaciones vía correo electrónico por parte de la Provincia, pero nada que sea oficial”, advirtió Marchesi.
La lucha contra el electroducto, el antecedente más cercano

La comunidad de Sierra de la Ventana está luchando hoy para evitar cualquier tipo de acción tendiente a promover la actividad minera, en la comarca serrana, tal como lo hizo hace ocho años, durante el verano de 1999, cuando se produjo una fuerte reacción de las comunidades serranas contra la instalación de torres de la denominada Cuarta Línea de Transmisión Eléctrica.
Ese electroducto de 500 kilovoltios –cuya ejecución y mantenimiento correspondió a la firma Transener SA, por un canon anual de 24,5 millones de dólares, durante 15 años– iba a ser extendido originalmente a lo largo de 1.300 kilómetros, divididos en cuatro tramos: Piedra del Aguila (Neuquén)-Choele Choel (Río Negro); Choele Choel-Bahía Blanca; Bahía Blanca-Olavarría; y Olavarría-Abasto.
Parte de las torres, entre Bahía Blanca y Olavarría, estaban proyectadas sobre las sierras, medida que la comunidad serrana no aceptó porque afectaba el medio ambiente y ponía en severo riesgo la salud de residentes y visitantes.
El martes 2 de febrero, con 734 firmas, pobladores de Sierra de la Ventana y Saldungaray se dirigieron al Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) para rechazar la traza original. Tras una audiencia pública y diversas acciones judiciales, se logró que el tendido se modificara respecto de la idea original, si bien igualmente quedó en la región.
09 FEB 2007
FUENTE: LA NUEVA PROVINCIA  BUENOS AIRES  ARGENTINA
http://www.lanueva.com.ar/07/02/09/729044.sht

Anuncios